• Página de inicio
• Agregar como favorito
• Recomiéndenos
• Agreganos a tu GoogleBar
..::estrucplan::..

Servicios de la Consultora

- CONTÁCTENOS -

Buenos Aires
Tel: 011-4627-4383
info@estrucplan.com.ar

PATAGONIA
Tel: (02284) 420-740
patagonia@estrucplan.com.ar


CUYO - CENTRO
Tel: (0260) 15-404-5678
cuyo@estrucplan.com.ar


LITORAL
Tel: (011) 15-5809-1834
litoral@estrucplan.com.ar





Editorial

Minería sustentable.

Fabián Valentinuzzi



Matrices de requisitos Legales on line


Monitoreos de Ambientales y de Seguridad


Encuesta
Cree que la Ley de Riesgos de Trabajo...
Cumple con sus objetivos y debe ser mantenida
No cumple con sus objetivos y debe ser remplazada
Cumple parcialmente con sus objetivos y debe ser modificada

 


Fecha de Publicación: 2/1/2006
Equipos de Protección Personal

Prevención del riesgo en el laboratorio. Utilización de equipos de protección individual (I): aspectos generales. Parte 1


 

Redactores:

E. Gadea Carrera
Licenciado en Ciencias Químicas

X. Guardino Solá
Doctor en Ciencias Químicas

M. G. Rosell Farrás
Ingeniero Técnico Químico

CENTRO NACIONAL DE CONDICIONES DE TRABAJO
 
Introducción
 

En el laboratorio se realizan operaciones muy diversas, frecuentemente de corta duración, en las que se manipulan una gran variedad de productos con diferentes características de peligrosidad, siendo, a menudo, difícil adoptar medidas de protección colectiva eficaces y resultando, en muchos casos, riesgos residuales. Es en estas circunstancias cuando debe recurrirse a los equipos de protección individual, que han de ser adecuados frente a los riesgos de los que se quiere obtener protección mediante su correspondiente certificación (marca “CE”).:

 
Definiciones y conceptos generales
 

El Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual, define los Equipos de Protección Individual (EPI) como “cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos, que puedan amenazar su seguridad o su salud en el trabajo, así como cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin”. Esta definición excluye, entre otros equipos, la ropa de trabajo corriente, pero no la que ofrece protección frente a un riesgo. Una bata, por ejemplo, se considera como ropa de trabajo, excepto que sea anticorrosión o ignífuga, en cuyos casos debe estar certificada frente a estos riesgos.

Es importante establecer un principio de utilización de dichos equipos, que está recogido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), y figura como norma general de uso en el citado Real Decreto: “Los Equipos de Protección Individual deberán utilizarse cuando los riesgos no se puedan evitar o limitarse suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas, métodos o procedimientos de organización del trabajo”.

Este criterio de utilización de la protección individual la convierte en una medida preventiva de carácter excepcional a la que debe recurrirse sólo cuando no es posible eliminar o reducir el riesgo mediante otras medidas que preceptivamente deben haberse implantado con carácter prioritario. El uso de los EPI debe contemplarse también como un complemento de otras actuaciones preventivas que no garantizan un control suficiente de la situación de riesgo, así como y de manera provisional, mientras no se adoptan otras medidas correctoras colectivas. Por último, su utilización está recomendada en situaciones de emergencia, rescate o autosalvamento. Esta limitación se justifica básicamente, por el hecho de que la protección individual no varía la situación ambiental existente y por tanto no introduce mejora alguna en la misma. Así si se halla presente un determinado contaminante en el ambiente, éste permanece en la misma concentración e intensidad.

El carácter de “última protección”, que diferencia a un EPI de otros medios de protección, obliga a las Administraciones de los diferentes países a vigilar su calidad, y a otorgar certificaciones que legitimen su uso. Mediante el R.D. 1407/1992 (BOE 28/12/92), se regula la comercialización y la libre circulación intercomunitaria de los equipos de protección individual. En esta legislación se establece la obligatoriedad de que todo prototipo de EPI sea sometido al examen “CE de tipo” por un organismo de control oficialmente reconocido (notificado), que garantice la eficacia del equipo según las normas vigentes. En el caso de EPI que deban proteger riesgos graves (protecciones respiratorias, por ejemplo), se exige además el control de calidad de la fabricación por uno de los organismos anteriormente citados. El cumplimiento de estos requisitos viene indicado por la marca de conformidad “CE” que se otorga sólo a los equipos que superen los mencionados controles.

 
Clasificación de los EPI
 

Los equipos de protección individual pueden clasificarse, considerando la parte del cuerpo que protejan, en los siguientes grupos:

  • Protectores de los ojos y la cara
  • Protectores de la piel
  • Protectores de las manos y los brazos
  • Protectores de las vías respiratorias
  • Protectores del oído
  • Protectores de las piernas
  • Protectores del tronco y del abdomen
  • Protectores de la totalidad del cuerpo 

De todos ellos los más utilizados en el laboratorio son los protectores de la piel, de los ojos, de las vías respiratorias y de las manos y los brazos. Aunque es evidente que, en ciertas circunstancias puede requerirse en un laboratorio la utilización de protecciones auditivas (en un laboratorio con riesgo de trauma sonoro) o de todo el cuerpo (en un laboratorio de seguridad biológica nivel 4), se trata de casos especiales que no se tratan aquí.

Protección de la cara y los ojos

Los equipos destinados a la protección de la cara y los ojos permiten protegerse frente a los riesgos causados por proyecciones de partículas sólidas, proyecciones de líquidos (corrosivos, irritantes) y exposición a radiaciones ópticas (infrarrojo, ultravioleta, láser). Se pueden clasificar en dos grandes grupos: pantallas y gafas.

Pantallas

Las pantallas, ver la figura 1, cubren la cara del usuario, no solamente los ojos. Aunque existen, en orden a sus características intrínsecas, dos tipos de pantallas, faciales y de soldadores, en los laboratorios normalmente sólo son necesarias las pantallas faciales, que pueden ser con visores de plástico, con tejidos aluminizantes o reflectantes o de malla metálica. Si su uso está destinado a la protección frente a algún tipo de radiaciones deben están equipadas con visores filtrantes a las mismas.

Figura 1. Pantalla

 

Gafas

Las gafas tienen el objetivo de proteger los ojos del trabajador. Ver la figura 2. Para que resulten eficaces, requieren combinar junto con unos oculares de resistencia adecuada, un diseño o montura o bien unos elementos adicionales adaptables a ella, con el fin de proteger el ojo en cualquier dirección. Se utilizan oculares filtrantes en todas aquellas operaciones en las que haya riesgo de exposición a radiaciones ópticas como ultravioleta, infrarrojo o láser. Considerando el tipo de montura se pueden agrupar en:

  • Gafas tipo universal. Pueden ir provistas, aunque no necesariamente, de protección adicional.
  • Gafas tipo copa o cazoleta. Encierran cada ojo aisladamente. Están constituidas por dos piezas, integrando el aro portaocular y la protección lateral. También puede ser adaptables al rostro con un único ocular.
  • Gafas integrales. La protección adicional esta incluida en la misma montura. Pueden ser utilizadas conjuntamente con gafas graduadas.

En determinados casos, en que vayan a ser utilizadas de forma continuada por una persona que necesita gafas graduadas, pueden confeccionarse gafas de seguridad graduadas. Téngase en cuenta que la obligación de llevar gafas de modo permanente es bastante habitual en los laboratorios.


Figura 2. Gafas

Protección de la piel (manos)

El objetivo de estos equipos es impedir el contacto y penetración de sustancias tóxicas, corrosivas o irritantes a través de la piel, especialmente a través de las manos que es la parte del cuerpo que más probablemente puede entrar en contacto con los productos químicos. Sin embargo, no debe despreciarse el riesgo de impregnación de la ropa, que se puede prevenir empleando delantales, mandiles y, en general, ropa de trabajo o protección adecuada a las características de peligrosidad del agente químico manipulado. En caso de contacto con el producto debe procederse al lavado inmediato de la protección y si se ha impregnado la ropa de trabajo, quitársela inmediatamente y proceder asimismo a su lavado.

Ante la posibilidad de contacto dérmico, la utilización de los guantes, ver figura 3, es en muchas ocasiones el sistema de prevención más utilizado. Su uso, a diferencia de las protecciones respiratorias e igual que ocurre con las gafas, no supone fatiga ni especial incomodidad, aunque esto último depende de las operaciones manuales que se realicen. Esta situación, junto al hecho de que a menudo sea la única solución razonable para la prevención del riesgo, hace que haya una mayor tendencia a su utilización sin límite de tiempo.

Figura 3. Guantes

 

Los guantes de seguridad se fabrican en diferentes materiales (PVC, PVA, nitrilo, látex, neopreno, etc.) en función del riesgo que se pretende proteger. Para su uso en el laboratorio, además de la necesaria resistencia mecánica a la tracción y a la perforación, es fundamental la impermeabilidad frente a los distintos productos químicos. Téngase en cuenta que la utilización de guantes no impermeables frente a un producto, si hay inmersión o contacto directo importante, no solamente no protege sino que incrementa el riesgo. Por estos motivos a la hora de elegir un guante de seguridad es necesario conocer su idoneidad, en función de los productos químicos utilizados, mediante el correspondiente certificado de homologación que debe ser facilitado por el suministrador. A modo de ejemplo en la tabla 1 se indican algunos tipos de guantes y su resistencia frente a determinados productos químicos.

Tabla 1. Resistencia química de guantes

COMPUESTO QUÍMICO

COMPOSICIÓN DE LOS GUANTES

Caucho natural o látex

Neopreno 

Buna-n (nitrilo)

Butilo 

PVC 

PVA

Ácidos inorgánicos

Ácido crómico

M

R

R

B

B

M

Ácido clorhídrico 38%

B

E

B

B

E

M

Ácido fluorhídrico 48%

B

E

B

B

B

M

Ácido fosfórico

B

E

B

B

B

M

Ácido nítrico 70%

M

B

I

B

R

M

Ácido nítrico fumante (Humos rojos)

NC

I

I

NC

I

M

Ácido nítrico fumante (Humos amarillos)

NC

I

I

NC

I

M

Ácido sulfúrico 95%

E

E

R

B

R

M

Ácidos orgánicos

Ácido acético         

E

E

B

B

B

M

Ácido fórmico 

E

E

R

B

E

I

COMPUESTO QUÍMICO

COMPOSICIÓN DE LOS GUANTES

Caucho natural o látex

Neopreno 

Buna-n (nitrilo)

Butilo 

PVC 

PVA

Alcoholes

Alcohol butílico

E

E

B

B

B

R

Alcohol etílico

E

E

B

B

B

R

Alcohol metílico

E

E

B

B

B

R

Aldehidos

 

 

 

 

 

 

Acetaldehido

B

E

B

B

B

R

Benzaldehido

R

R

R

B

R

B

Formaldehido

E

E

B

B

B

I

Cáusticos

Hidróxido de amonio

E

E

B

B

E

M

Hidróxido de potasio 50%

E

E

B

B

B

M

Hidróxido de sodio 50%

E

E

B

B

B

M

COMPUESTO QUÍMICO

COMPOSICIÓN DE LOS GUANTES

Caucho natural o látex

Neopreno 

Buna-n (nitrilo)

Butilo 

PVC 

PVA

Aminas

Anilina

R

R

B

B

B

R

Dietilamina

R

B

E

NC

R

R

Hidracina

B

R

B

NC

B

M

Disolventes aromáticos

Benzol

M

I

B

NC

I

E

Destilados de alquitrán de hulla

M

R

B

NC

R

E

Estireno

M

R

B

NC

I

E

Tolueno

M

M

E

M

B

E

Xileno

M

I

B

R

M

E

Disolventes acetonas

Acetona

E

B

I

B

I

R

Metil etil cetona

E

B

R

B

M

E

Metil isobutil cetona

E

B

R

B

R

B

COMPUESTO QUÍMICO

COMPOSICIÓN DE LOS GUANTES

Caucho natural o látex

Neopreno 

Buna-n (nitrilo)

Butilo 

PVC 

PVA

Disolventes clorados

Cloroformo

M

B

B

R

M

E

Cloruro de metilo

R

B

B

NC

M

E

Percloro etileno

M

M

B

M

M

E

Tetracloruro de carbono

M

R

B

M

R

E

Tricloroetileno t.c.e.

M

B

B

NC

M

E

Disolventes derivados del petróleo

Hexano

M

R

E

NC

R

E

Keroseno

M

B

E

M

R

E

Pentano

R

B

E

M

M

E

Disolventes varios

 

 

 

 

 

 

Acetato de etilo

I

B

B

B

M

I

Acetato de propilo

B

B

B

B

I

B

Acrilonitrilo

B

B

R

B

I

E

Bromuro de metilo

R

B

B

NC

M

E

Disolventes de pintura

R

B

B

NC

R

E

Freón 11, 12, 21, 22 

M

B

I

NC

R

E

COMPUESTO QUÍMICO

COMPOSICIÓN DE LOS GUANTES

Caucho natural o látex

Neopreno 

Buna-n (nitrilo)

Butilo 

PVC 

PVA

Otros productos

Aceite de corte

I

E

B

M

B

R

Baños electrolíticos

E

E

B

I

E

M

Barniz para madera (tung oil)

M

B

B

NC

R

E

Decapantes para pintura y barnices

R

B

B

NC

M

B

Diisocianato de tolueno

B

R

B

NC

M

B

Disulfuro de carbono

M

R

B

M

R

E

Etilenoglicol

E

E

B

B

B

B

Glicerina

E

B

B

B

E

R

Grasas animales

E

B

B

NC

B

E

Peróxido de hidrógeno 50% (Agua oxig.)

B

B

B

B

R

I

Resinas de époxi

E

E

B

B

E

E

Tintas de imprimir

B

E

E

NC

I

E

Trinitrotolueno

B

B

B

B

E

E

Trementina

M

B

E

M

B

E

E=excelente

B=bueno

  R=regular

  I=inferior

  M=malo

  NC=no comprobado

 

 



Otras entregas de este suplemento:
 
  Equipos de Protección Personal
::
Ejercicio práctico
::
En moto, usar casco = tener cerebro
::
Equipos de Protección Personal
::
Exposición a agentes biológicos. La gestión de equipos de protección individual en centros sanitarios. Parte 1
::
Exposición a agentes biológicos. La gestión de equipos de protección individual en centros sanitarios. Parte 2
::
Guantes de protección contra riesgos mecánicos: guías para la elección, uso y mantenimiento
::
Los guantes en la prevención de accidentes - Parte 01
::
Los guantes en la prevención de accidentes - Parte 02
::
Los guantes en la prevención de las dermatosis profesionales
::
Prevención del riesgo en el laboratorio. Utilización de equipos de protección individual (I): aspectos generales. Parte 2
::
Prevención del riesgo en el laboratorio. Utilización de equipos protección individual (II): gestión. Parte 1
::
Prevención del riesgo en el laboratorio. Utilización de equipos protección individual (II): gestión. Parte 2
::
Salud ocupacional y equipos de protección personal - 1º Parte
::
Salud ocupacional y equipos de protección personal - 2º Parte


 

Suscríbase al boletín
Envíenos su artículo
Agregue su Curso
Agregue su Foro
Publicite
Solicite Presupuesto
 
Av. Rivadavia 18.451 - 1º piso
Morón (B1708EIL) Pcia. Bs. As. ARGENTINA
Tel/Fax: 011 - 54 - 4627-4383 (Líneas Rotativas)
Copyright © 2001-2002 Estrucplan Consultora S.A. Argentina. Todos los derechos reservados
webmaster@estrucplan.com.ar