Fuente: Estrucplan On Line - www.estrucplan.com.ar - Salud, seguridad y medio ambiente en la industria

Medicina Laboral
Riesgo de cáncer en exposiciones ocupacionales


El cáncer se está convirtiendo en una de las principales causas de muerte en el mundo, tanto en países desarrollados como en desarrollo. Causa mas del 10% de las muertes y se espera una duplicación del número de casos para el año 2010. Esta situación se debe en parte a la mortalidad disminuida por otras causas y el consecuente incremento en la edad media, y en parte a la exposición creciente a carcinógenos, principalmente humo de tabaco y carcinógenos ocupacionales y ambientales.

La ocurrencia de cáncer como consecuencia de exposiciones ocupacionales fue reconocida después de la comunicación de Percival Pott en 1775 sobre cáncer de piel en los deshollinadores. Sin embargo, pasó una centuria hasta que los estudios se extendieron al alquitrán de carbón y a los aceites minerales, y otros 50 años antes que los carcinógenos responsables fueran aislados en el laboratorio de Cook y sus colaboradores.

La primera asociación causal entre una neoplastía interna y la exposición ocupacional a un carcinógeno fue inferida del tipo de enfermedad que se presentaba en mineros de Checoslovaquia. La causalidad del polvo de carbón en el cáncer de pulmón fue descripta por Paracelsus y Agrícola en el siglo XVI. Recién en el siglo XX se implicó a la radioactividad como el agente causal del cáncer de pulmón entre los mineros. El establecimiento de una asociación causal entre el cáncer de vejiga y algunas exposiciones ocupacionales provee una ilustración del potencial científico de estudios epidemiológicos. En 1895, Rehn comunicó 3 casos de cáncer de vejiga entre 45 trabajadores de una fábrica alemana de anilinas. Esta observación llevó a estudios similares en muchos otros países y al reconocimiento de la causalidad de las aminas aromáticas en el cáncer de vejiga humano. La OIT indicó, ya en 1921, que la bencidina y la symbol 98 \f "Symbol" \s 12"-naftilamina eran los carcinógenos responsables. La evidencia experimental fue posterior, al lograr Hueper y col. inducir cáncer de vejiga en perros administrando repetidamente symbol 98 \f "Symbol" \s 12"-naftilamina.

La proporción exacta de casos de cáncer atribuibles a la exposición ocupacional no puede ser determinada debido a las limitaciones de nuestro conocimiento sobre la magnitud, duración y distribución de las exposiciones a carcinógenos específicos en la población. Más todavía, a medida que la sociedad hace avances tecnológicos, la naturaleza de la exposición y las fuentes de riesgos para el hombre también cambian. Como resultado, puede esperarse que la fracción de cánceres humanos atribuibles a una categoría particular de agente etiológico varíe entre regiones y a lo largo del tiempo. Se estima en la actualidad que las exposiciones ocupacionales son responsables del 1 al 20% de los casos de cáncer.

Una gran proporción de carcinógenos conocidos se encuentran en ambientes de trabajo. Las exposiciones en los mismos han sido, y todavía son, en muchos países de órdenes de magnitud más altos que aquellas en el ambiente general. Como en principio, las exposiciones ocupacionales pueden ser reguladas, minimizadas o eliminadas fácilmente, los carcinógenos ocupacionales son muy importantes en términos de salud pública por el potencial de prevención que tienen. En numerosos ejemplos en la literatura sobre epidemiología del cáncer ocupacional, la prevención ha resultado en la disminución de riesgos. Uno de los ejemplos más claros es la reducción del riesgo para hemangiosarcomas hepáticos siguiendo al drástico control en exposiciones a cloruro de vinilo hace cerca de 20 años.

Otra razón para ubicar al cáncer ocupacional en lugar prominente en cuanto a las prioridades para la prevención es que se continúan produciendo nuevos compuestos químicos que tienen asociaciones desconocidas con los riesgos para cáncer en el hombre, y que los mismos tienen mayor probabilidad de ser encontrados primero y en concentraciones más altas en los lugares de trabajo. De alrededor de 100.000 sustancias químicas en el mercado, solamente una fracción ha sido testeada adecuadamente en cuanto a toxicidad.

Las monografías de la Agencia Internacional para Investigación sobre el Cáncer (IARC, OMS) son una fuente de información en cuanto al riesgo carcinogénico para el hombre de sustancias químicas, mezclas complejas y procesos industriales. Dichas monografías proveen revisiones científicas detalladas de la información epidemiológica y datos experimentales disponibles. En la tabla 1 se listan los agentes usados en la industria y en la tabla 2 los procesos industriales en los cuales no se puede identificar el agente causal, que han sido evaluados como carcinógenos para el hombre (Grupo 1) en las monografías 1-60.

Además de las exposiciones listadas en las tablas, otras sustancias químicas industriales o circunstancias de exposición fueron consideradas como posibles/probables carcinógenos para el hombre y requieren evaluación posterior (Grupos 2A y 2B). Entre ellas se incluyen acrilonitrilo, sílice, formaldehído, y algunos solventes orgánicos, así como clorofenoles, herbicidas fenoxiacéticos y otras sustancias químicas industriales.

Los tumores que han sido asociados mas frecuentemente con un origen en exposición ocupacional (mayoritariamente industrial) han sido los de pulmón, vejiga urinaria, cavidad nasal, hígado (angiosarcoma), mesotelioma, leucemia, linfomas y cánceres de piel no melanocíticos. Se sospecha también asociación entre exposiciones industriales y cánceres de páncreas, cerebro, laringe, próstata, colon riñón, así como sarcomas de tejidos blandos y mielomas.

Con respecto a los pesticidas los datos son todavía muy limitados. Se ha comunicado consistentemente exceso de cáncer de pulmón en trabajadores empleados en el control de plagas , exceso de linfoma no Hodgkin y cáncer de páncreas entre grupos de trabajadores expuestos a insecticidas. Los granjeros generalmente tienen menos riesgo que otros grupos expuestos ocupacionalmente para cáncer de pulmón y otros cáncer relacionados a tabaco, pero tienen tasas elevadas de tumores hematolinfopoyeticos (no-Hodgkin), distintos tipos de leucemias, mielomas múltiples, cerebro, labio, próstata y estómago.

Los mayores avances en la prevención del cáncer en países industrializados provienen de cambios políticos y económicos. Es probable que el mayor impacto provenga en dichos países del establecimiento y cumplimiento de controles regulatorios a nivel nacional e internacional. Desafortunadamente la mayoría de los países en desarrollo carecen de la fuerza política y económica para imponer tales controles. Más aún, la crisis provocada en el tercer mundo por la deuda externa y los programas de ajuste están fortaleciendo las presiones para que las industrias peligrosas se transfieran al mismo. Sustancias químicas prohibidas en USA o Europa se producen ahora en países en desarrollo. Por ej., la molienda de asbestos ha sido transferida de USA a México y la producción de bencidina de los países europeos a Corea y la ex Yugoslavia. La prevención de exposiciones ocupacionales es escasa o no existente en la mayoría de los países en desarrollo. O si existe legislación, ésta difícilmente se controla. Los niveles de exposición son además generalmente mucho mayores que en los países occidentales.

Debido a la estructura económica mas laxa, los limites aceptados que se aplican en países en desarrollo son más altos que en otras partes. Por ejemplo, si bien la ACGIH había fijado 10 ppm. para el 1,3-butadieno, en Brasil, el limite era de 780 y en México de 1000 hacia 1992. Por otra parte estos limites mas altos se suman a bajos salarios y ausencia de regulaciones sobre residuos peligrosos, lo que hace que la transferencia de actividades peligrosas a estos países sea atractiva.

En conclusión

La mejor forma de prevención es no usar carcinógenos reconocidos en ambientes de trabajo. La segunda mejor opción es dejar de usar una sustancia química una vez que se haya sospechado su carcinogenicidad.

En muchas instancias, sin embargo, esto no es posible o porque no existen substitutos o porque dejar de usarla es política o económicamente inaceptable.

En esta situación lo que se recomienda es reducir los niveles de exposición al máximo a través de procesos industriales y prácticas de higiene industrial como ha ocurrido en muchos países industrializados y en desarrollo en los últimos años, con carcinógenos reconocidos como el asbestos, el níquel, el arsénico o el benceno

BIBLIOGRAFIA

IARC. 1972-1994. Monographs on the evaluation of carcinogenic risk of chemicals to humans 1-60. IARC, Lyon.

Pearce N, Matos E, Vainio H, Boffetta P, Kogevinas M (eds.).1994. Occupational Cancer in Developing Countries. IARC Scientific Publication 129, IARC, Lyon.

Pisani P. 1994. Burden of Cancer in Developing Countries. En: Pearce N, Matos E, Vainio H, Boffetta P, Kogevinas M (eds.).1994. Occupational Cancer in Developing Countries. IARC Scientific Publication 129, IARC, Lyon.

Vainio H, Matos E, Boffetta P, Kogevinas M, Wilbourn J. 1993. Occupational Cancer in Developing and Newly Industrialised Countries. Annals Academy of Medicine (Singapur) 22:170-181.

Vineis P, Cantor K, Gonzales C, Lynge E, Vallyathan V.1995. Occupational Cancer in Developed and Developing Countries. Int J Cancer 62: 655-660.

Tabla 1
Resolución 415/2002 - Anexo I
LISTADO DE SUSTANCIAS Y AGENTES CANCERIGENOS

Los agentes, mezclas o exposiciones circunstanciales que se detallan a continuación son carcinógenas para los humanos (IARC – Grupo 1):

— Aceites minerales (no tratados y medianamente tratados) *
— Alcohol isopropílico, manufactura por el método de los ácidos fuertes
— Alquitranes *
— Amianto
— 4-Aminobifenilo
— Arsénico y sus compuestos
— Asfaltos *
— Auramina, manufactura de
— Benceno
— Bencidina
— Berilio y sus compuestos
— Bis (clorometil) éter, grado técnico
— Cadmio
— Clorometil metil éter, grado técnico
— Monómero de cloruro de vinilo
— Cromo hexavalente y sus sales
— Extractos aromáticos *
— Gas mostaza (iperita)
— Hematita, minería subterránea de, con exposición al radón
— Hollín *
— Magenta, manufactura de
— 2-Naftilamina
— N,N-bis (2-cloroetil)-2-naftilamina
— Níquel, compuestos de
— Oxido de Etileno
— Radón y sus compuestos
— Sílice
— Talco conteniendo fibras asbestiformes
* Debido a los hidrocarburos aromáticos policíclicos cancerígenos que contienen.

Resolución 415/2002 - Superintendencia de Riesgos del Trabajo

Dra. Elena L. Matos


Suscríbase gratis a www.estrucplan.com.ar y reciba por mail nuestro boletín ambiental.