Fuente: Estrucplan On Line - www.estrucplan.com.ar - Salud, seguridad y medio ambiente en la industria

Cuenca Matanza Riachuelo
Cuenca Matanza Riachuelo. Análisis e Interpretación de los Resultados 2011. 02. Acciones para llenar los vacíos críticos de Información

Informe Trimestral - 20 de Enero de 2011
Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo
Dirección General Técnica
Coordinación de Calidad Ambiental

ACCIONES PARA LLENAR LOS VACIOS CRÍTICOS DE INFORMACIÓN

Simultáneamente con el desarrollo del Programa de Monitoreo Integrado de Calidad de Agua y Sedimentos de la Cuenca Matanza Riachuelo, se está avanzando (período 2010‐2011) en la implementación de las siguientes acciones que tienen por objetivo llenar los vacíos críticos de información identificados:

  • En diciembre de 2010, se realizó el acto de apertura correspondiente a la contratación de los servicios de “Instalación y Operación de 50 Estaciones Hidrométricas y Aforos (medición de caudales) periódicos en la Cuenca Matanza Riachuelo”. Esta actividad, que corresponde a la 1ra etapa de la Red de Alerta Hidrometeorológica y de Control de Caudal Continuo y Automático” cuenta con financiamiento del Proyecto BIRF “Desarrollo Sustentable de la Cuenca Matanza Riachuelo” y permitirá por primera vez en casi 40 años contar con una medición integral de caudales en toda la Cuenca Matanza Riachuelo. Las propuestas presentadas están siendo evaluadas por una comisión de expertos designada por la Unidad Coordinadora del Proyecto BIRF, se prevé que las estaciones estarán en funcionamiento para marzo‐abril de 2011.
  • Puesta en marcha de la totalidad de las estaciones pertenecientes a la Red de Alerta Hidrometeorológica y Control de Caudal y Calidad Continuo y Automático en la Cuenca Matanza Riachuelo. Se prevé su instalación, en el marco del proyecto BIRF Desarrollo Sustentable de la Cuenca Matanza Riachuelo, durante el período 2011‐2013.
  • Se elaboraron, conjuntamente con AySA y el INA los términos de referencia técnicos correspondientes a la instalación de la estación piloto de control continuo de cantidad y calidad de agua a ser instalada a la altura del Club Regatas de Avellaneda. Esta estación permitirá medir en tiempo real la cantidad (caudales) y calidad del agua para 15 parámetros críticos (ej.: amonio, cromo, hidrocarburos, conductividad, etc.). La localización exacta de esta estación está condicionada por la traza del camino de sirga. Se prevé su instalación durante 2011.
  • Relevamientos topo‐batimétricos a la altura del Club Regatas de Avellaneda. Julio de 2010.
  • Campaña de aforos. Abril 2010. Se midieron caudales en 36 estaciones de la Cuenca Matanza Riachuelo.
  • Campañas de medición de Parámetros Físico Químicos del Agua del Río Matanza Riachuelo para Estimar la Incidencia de las Aguas del Río de la Plata durante Eventos Meteorológicos Extremos (ej. Sudestadas) (ACUMAR, Septiembre 2010).
  • Ampliación de la Red de Monitoreo de ACUMAR con Pozos Existentes, por ejemplo pertenecientes a municipios.
  • Reemplazo e Instalación de Nuevos Pozos de monitoreo de agua subterránea. Se encuentra en proceso de adjudicación la instalación de 10 nuevos pozos.
  • Conjuntamente con el Instituto de Hidrología de Llanuras (ihlla) se está desarrollando, en el marco del Convenio con la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, un modelo de flujo de aguas subterráneas en el área de la Cuenca Matanza Riachuelo.
  • Estrategia de Integración de Acciones para Agua Subterránea: ACUMAR avanza en una estrategia conjunta con organismos pertenecientes a las diferentes jurisdicciones que actúan en la Cuenca orientada a: 1) integrar las redes de monitoreo, 2) definir un protocolo único para operar redes de monitoreo, 3) compartir la información existente y generada, 4) caracterizar las problemáticas de manera integrada y 5) delinear e integrar las acciones a realizar.


ADOPCIÓN DE VALORES DE REFERENCIA DE CURSOS DE AGUA DE LA LLANURA PAMPEANA

Como se explicó en la sección anterior el Matanza Riachuelo es un río de llanura que presenta características únicas tanto en lo que respecta su ciclo hidrológico que se encuentra fuertemente influenciado por las lluvias y por la interacción con las aguas del Río de la Plata así como por una gran cantidad de actividades de origen antrópico (Figuras 2, 4, 7 y 9), a esto se agrega el escaso conocimiento de su hidrología.

Fijar valores de referencia, sin el suficiente implica la posibilidad de asumir estrategias erróneas en la gestión de la Cuenca Matanza Riachuelo y por lo tanto establecer inadecuadamente los objetivos de la gestión sobre la Cuenca. La adopción de valores de referencia apropiados para ilustrar sobre el estado de los cursos superficiales de la Cuenca Matanza Riachuelo, comparando los valores con otros cursos de agua de la llanura pampeana que aún conserven un aceptable estado ambiental, es necesario aclarar que hay una importante cantidad de restricciones técnicas al respecto.

Las razones obedecen a diferentes causas pero que tienen como denominador común el grado de incertidumbre. Entre dichas causas se pueden citar:

  • La falta de datos de líneas de base elaboradas sobre monitoreos integrados continuos y sistemáticos actualizados, que incluyan diversidad de parámetros físicos, químicos y biológicos de cursos de agua y sus sedimentos que se ubiquen en una región similar a la Cuenca Matanza Riachuelo (entre los principales podemos mencionar una cuenca con un régimen de lluvias similar y los mismos desniveles y la afectada por mareas) o en la misma, es una restricción clave para poder realizar las comparaciones solicitadas. Para el cálculo de algunos índices de calidad ambiental, donde se considera al componente biótico, se han utilizado algunos parámetros de calidad de agua pero en número reducido y seleccionados con objetivos precisos, lo que limita su representatividad.
  • El conocimiento de la hidrología de la Cuenca es muy limitado, lo que representa una limitante importante para un río como el Matanza Riachuelo cuyo caudal está fuertemente condicionado por factores meteorológicos y en su cuenca baja por la interacción con las aguas del Río de la Plata. A modo de ejemplo, como se explicó en la sección anterior, se puede citar que en julio de 2010, ACUMAR observó que en a la altura del Club Regatas de Avellaneda, que dentro de un período de unas pocas horas, el caudal del Riachuelo varió entre 6 y 60 m3/s (Figura 4) como consecuencia de los efectos sobre el Río de la Plata de las mareas astronómicas. En otras palabras, como consecuencia de las mareas astronómicas las aguas del Río de la Plata ingresan en el Riachuelo, fenómeno que se ve potenciado durante eventos de sudestadas (mareas meteorológicas) con los consiguientes efectos sobre la calidad y cantidad (caudal) del Riachuelo y su variabilidad.
  • Los fenómenos descriptos en el párrafo anterior claramente limita la utilidad de usar valores de referencia no asociados al caudal. Los datos hidrológicos disponibles en nuestro país por lo general corresponden a los ríos con potencial hidroeléctrico y/o navegable no contándose con información para otros ríos pampeanos (ver figura 5 sobre la Red Hidrológica Nacional).
  • La extensión de la Cuenca Matanza Riachuelo, su historia y evolución, los procesos dinámicos que en ella se producen, el número de habitantes que en ella se radican, el conjunto de diferentes actividades antrópicas que en ella se practican, los procesos socioeconómicos que en la misma se desarrollan, las modalidades de gestión realizadas en el pasado, etc, le confieren particularidades muy marcadas y de difícil comparación con otros cursos de agua superficiales. A esto se agrega que el Matanza Riachuelo descarga sus aguas al Río de la Plata, que constituye un ambiente de características únicas a nivel mundial que condiciona también la calidad del agua del Riachuelo. No se identifican otros ríos de características similares al Riachuelo tributarios al Río de la Plata.
  • La consideración de un aceptable estado ambiental está condicionada al criterio de selección de los parámetros físicos, químicos y biológicos y a las formas particulares en que estos se interrelacionan. En muchos casos se aplican criterios internacionales no asimilables a las características de los cursos de agua superficiales de la región pampeana y en especial de la Cuenca Matanza Riachuelo.
  • La carga de contaminantes de origen industrial, que condiciona a la calidad del agua de diferentes puntos de la Cuenca, principalmente de la cuenca media y baja, es de una dimensión que difícilmente se reproduzca en otros cursos de agua de la región pampeana incluso considerando cursos con su calidad ambiental deteriorada, lo que asigna una particularidad que condiciona las comparaciones.
  • El significativo nivel de intervención antrópica sobre el curso principal (río Matanza‐ Riachuelo) de la Cuenca Matanza Riachuelo, reemplazando un sector meandroso del curso, por uno rectificado, se transforma en un forzante del sistema, de difícil reproducción en otros cursos de agua superficial de la región pampeana, lo que condiciona también las comparaciones con otros cursos de agua pampeanos y eliminación de los humedales.

La utilización de valores de referencia monoespecíficos, es decir concentraciones máximas para determinadas sustancias o compuestos, deja de lado la existencia de posibles interacciones que ocurren en el ambiente que pueden aumentar o disminuir la biodisponibilidad de los contaminantes.

Por ejemplo; las concentraciones de nutrientes o de algún otro parámetro por si solas no necesariamente tienen que impactar significativamente en el estado ecológico de un cuerpo de agua. Es por esto que contar con información biológica (bioindicadores) para complementar las observaciones correspondientes a los parámetros físico‐químicos resulta fundamental al momento de establecer el estado ambiental del río Matanza Riachuelo.

Para el diagnóstico de la calidad del agua y sedimento se puede recurrir al empleo de biomonitores que pueden comprender desde un organismo, una parte de un organismo o bien de una comunidad de organismos que contiene información sobre los aspectos cuantitativos de la calidad del medio ambiente; es decir nos permite cuantificar el daño como una medida del estrés ambiental. Una de las cualidades del empleo de la biota es que son sensores finos de los cambios que operan en el medio acuático de tal forma que pueden acumular información que en algunos casos no son advertidos por los análisis químicos de rutina.

Para profundizar y mejorar la información acerca del uso de los bioindicadores como valores de referencia de calidad del agua y sedimentos de la Cuenca Matanza Riachuelo, se prevé para el año 2011 la realización de un taller con los más reconocidos especialistas en la temática en Latinoamérica como José Galizia Tundisi (Brasil) y Gabriel Roldan Pérez (Colombia) así como el intercambio de experiencias con la Comisión Internacional para la Protección del Río Danubio (ICPDR).

En síntesis y en base a las razones expuestas precedentemente, no es posible establecer valores de referencia que resulten apropiados para la ilustración de los cursos de agua superficial de la Cuenca teniendo en cuenta para la comparación los valores de otros cursos de agua de la llanura pampeana. Dichos valores solamente podrán ser establecidos una vez que se tenga un conocimiento de la hidrología y biología de la Cuenca para lo cual ACUMAR durante 2011 continuará realizando las acciones mencionadas anteriormente (Acciones para llenar los vacios críticos de información para evaluar el estado del agua superficial).


ESTADO DEL AGUA SUPERFICIAL: CUENCA MATANZA RIACHUELO Y FRANJA COSTERA SUR DEL RÍO DE LA PLATA

Cuenca Matanza Riachuelo


En la Cuenca Matanza Riachuelo ACUMAR realiza campañas trimestrales de monitoreo de calidad de agua superficial para un total de 38 estaciones determinándose 50 parámetros físico‐químicos y en 21 de ellas se evalúan 25 descriptores bióticos con frecuencia semestral (Figura 3.1). En la Tabla 2 (ver Anexo II) se presenta el nombre y localización correspondiente a cada punto de muestreo.

Los resultados obtenidos a partir del Programa de Monitoreo Integrado de calidad de agua superficial indican variaciones significativas para un mismo sitio de muestreo durante las distintas campañas realizadas hasta la fecha (período 2008‐2010).

Las variaciones en la concentración de los parámetros que se determinan en cada sitio se debe tanto a procesos naturales (precipitaciones, variación de la temperatura ‐estacionalidad‐ influencia de ingreso de aguas del Río de la Plata, etc.) como a causas antrópicas. Los aportes de contaminantes a sus aguas pueden considerarse de origen puntual (líquidos residuales mixtos, domésticos, industriales y pluviales) y difuso (por ej. aporte de las escorrentías de distinta índole, recarga del acuífero presumiblemente contaminado, aporte de residuos sólidos urbanos volcados en las márgenes). Las características (caudal y calidad) de las descargas de líquidos residuales son variables en el tiempo y están distribuidas en múltiples puntos a lo largo de la cuenca.

Debido a los múltiples fenómenos que pueden influenciar sobre la calidad del agua superficial y considerando las limitaciones que presenta la metodología del muestreo (muestra puntual y con frecuencia estacional) resulta inadecuado establecer conclusiones sobre el estado del recurso hídrico superficial a partir de los datos disponibles hasta el momento. Por ejemplo, puede ocurrir que en algunos casos el dato obtenido se encuentre condicionado por la influencia de una descarga circunstancial de contaminantes proveniente de una fuente antrópica particular de contaminación o por efectos circunstanciales de dilución vinculados con situaciones de lluvias o efluentes de muy baja carga contaminante (lavados de instalaciones y/o equipos).

Teniendo en cuenta las consideraciones generales acerca de la “Representatividad” de los resultados obtenidos a la fecha, previamente mencionadas, las interpretaciones de los datos efectuadas en los informes específicos de INA, ILPLA y SHN deben considerarse preliminares. Es decir, deberán ser confrontados una vez establecido el estado inicial de la calidad del agua en toda la cuenca basado en la red de de estaciones de monitoreo continuo de agua superficial en funcionamiento y por lo menos con cinco ‐ diez (5‐10) series de datos anuales completas representativos.

A modo de ejemplo se puede mencionar la Cuenca del Río Danubio, una de las más contaminadas del continente europeo, en la cual se llevan 25 años de monitoreo regular en 75 estaciones de monitoreo, pero solo limitado a ciertos tramos y recién en 2001 se logró mediante una expedición extensa muestrear el rio en su totalidad y producir resultados comparables de calidad (ICPDR, 2008).


Aspectos Físico‐ Químicos del Estado del Agua Superficial de la Cuenca Matanza Riachuelo

La red de ACUMAR de monitoreo de calidad de agua superficial para determinar parámetros físicoquímicos en la Cuenca Matanza Riachuelo está conformada por 38 sitios de muestreo: 12 en el curso principal del Río Matanza Riachuelo, 18 localizados en afluentes y los 8 restantes corresponden a descargas y conductos pluviales, estos últimos ubicados en la cuenca baja.

Para analizar de manera preliminar la complejidad de procesos físico‐químicos que interaccionan y determinan el estado del agua superficial de la cuenca Matanza Riachuelo, se seleccionan 5 parámetros descriptivos y se interpreta, considerando todas las salvedades, su variación en los 12 sitios del curso principal durante nueve (9) campañas realizadas entre 2008 y 2010 (Figura 3.1). Se seleccionaron 3 sitios para representar gráficamente las variaciones de cada parámetro en las distintas campañas. Los parámetros seleccionados son: Oxígeno Disuelto (O.D.), Demanda Bioquímica de Oxígeno (D.B.O.5), Nitratos (N‐NO3‐), Fósforo Total y Cromo Total.

El cauce principal del Matanza Riachuelo recibe aportes de sus arroyos, de conductos pluviales y de descargas. Cada uno de estos afluentes y conductos presenta características variables en el tiempo tanto en la cantidad de agua que transportan como en la calidad de sus aguas. Con el fin de realizar una interpretación preliminar del ingreso al curso principal desde los afluentes y las distintas descargas, se analizan 11 parámetros considerando los 20 afluentes y descargas consideradas por Programa de Monitoreo de ACUMAR (Figura 3.2). Para una mejor y más sencilla visualización se presentan resultados pertenecientes a las tres campañas efectuadas en el 2010.

I. Interpretación de los resultados correspondientes al curso principal del río Matanza Riachuelo
Oxígeno Disuelto


El análisis de oxígeno disuelto (O.D.) mide la cantidad de oxígeno (O2) presente en una solución acuosa. El oxígeno ingresa en el agua mediante difusión desde el aire que rodea la mezcla y también es liberado por la vegetación acuática durante el proceso de fotosíntesis. Es consumido por los procesos de degradación de la materia orgánica (oxidación biológica) presente en el agua, con lo cual la concentración de oxígeno disuelto se ve fuertemente influenciada por la dinámica biológica.

Cuando se realiza la prueba de oxígeno disuelto, solo se utilizan muestras tomadas recientemente y se analizan inmediatamente. Por esto la determinación de la concentración de O.D. se determina in situ (en campo durante la campaña de muestreo). La temperatura, la presión y la salinidad afectan la capacidad del agua para disolver el oxígeno.

La concentración de oxígeno disuelto en las aguas del curso principal del Río Matanza Riachuelo presenta grandes variaciones para un mismo sitio de medición durante las distintas campañas (2008‐ 2010). En la cuenca alta (sitios 1‐Río Matanza y Ruta Nacional N° 3 y 2‐ Río Matanza, cruce con calle Planes) el rango de concentraciones es de 2,1 a 7,7 mg/l. En el tramo medio del Río hasta el Puente La Noria los valores varían entre 0,1 y 5 mg/l aproximadamente (Sitio 12‐Puente Autopista Gral. Ricchieri). A modo de ejemplo se presenta la Figura 3.4 con los valores de los sitios Río Matanza y Ruta Nacional N° 3 (1), Puente Autopista Gral. Ricchieri (12) y Riachuelo, cruce con Puente Pueyrredón Viejo (30).Como se mencionó, estas variaciones pueden tener múltiples causas (temperatura, precipitación, descargas puntuales, etc.) Si bien es esperable que a menor temperatura del agua la concentración de O2 sea mayor, esta tendencia no siempre se cumple, lo cual se observa si consideramos la época del año en que se muestreo.

Demanda Bioquímica de Oxígeno

La Demanda Bioquímica de Oxígeno (D.B.O.) de un líquido es la cantidad de oxígeno que los microorganismos, especialmente bacterias, hongos y plancton, consumen durante la degradación de las sustancias orgánicas contenidas en la muestra. Es una medida indirecta de la cantidad de materia orgánica presente en el curso de agua. Se expresa en miligramos de oxígeno (O2) consumido por litro de agua. Es un parámetro indispensable cuando se necesita determinar el estado o la calidad del agua de ríos, lagos, lagunas o efluentes. Cuanto mayor cantidad de materia orgánica contiene la muestra, más oxígeno necesitan sus microorganismos para degradarla (oxidarla).Como el proceso de descomposición varía según la temperatura, este análisis se realiza en forma estándar durante cinco días a 20°C; esto se indica comoD.B.O.5.

La Demanda Bioquímica de Oxígeno (D.B.O.) afecta directamente la cantidad de oxígeno disuelto en el agua. A mayor D.B.O., para un mismo caudal (cantidad de agua que fluye por unidad de tiempo por ejemplo m3/s), el oxígeno presente en la columna de agua de un río se agota más rápido. Esto significa que menos oxígeno estará disponible para formas más complejas de vida acuática.

El monitoreo efectuado en la Cuenca Matanza Riachuelo desde el año 2008 y hasta la actualidad arroja resultados muy variados respecto a la determinación de D.B.O.5 durante las diversas campañas realizadas con frecuencia trimestral. Se seleccionaron tres sitios para representar la diversidad de situaciones respecto a la concentración de D.B.O5 en el curso del río Matanza Riachuelo. La Figura 4.4 presenta los resultados registrados en Matanza y Ruta 3 (sitio 1‐cuenca alta), donde se observa que el máximo valor alcanzado es 28 mg O2/l durante el mes de noviembre de 2008. Se muestran también los valores detectados en el Río Matanza y calle Agustín Molina (sitio 6 cuenca media) cuyo rango de concentración varía entre <51 y 132 mgO2/l; el valor máximo fue registrado en abril de 2008. Por último, en la misma Figura (4.4) se presentan los valores de D.B.O5 registrados en Riachuelo a la altura del cruce con Puente Pueyrredon Viejo (sitio 30 cuenca baja) donde se observan valores mínimos y máximos de 8mg O2/l en febrero de 2009 y de 69 mg O2/l en agosto de 2008 respectivamente.

Se observa que no existe una tendencia entre la disminución e incremento de los valores de D.B.O.5 a lo largo del curso Matanza Riachuelo ni entre campañas ya que, por ejemplo, los máximos detectados en cada uno de los sitios corresponden a diversas campañas. La variación de este parámetro puede deberse a una combinación de factores, que incluyen el caudal, la precipitación, la estacionalidad y las descargas, entre otros.

En la Figura 3.5 (Ver Anexo I) se encuentra una representación gráfica de los resultados considerados en este punto.

Nitratos (NO3-)

El nitrato está presente naturalmente en suelo y agua y su concentración puede incrementarse ya sea por fuentes difusas (descargas a pozos ciegos, uso de fertilizantes) como por descargas puntuales.

A partir de un análisis preliminar respecto a la concentración de nitratos (expresado como N‐NO3) en el Río Matanza Riachuelo se observa nuevamente una variación de los datos en cada uno de los sitios.

En la Figura 3.6 (Ver Anexo I) se presentan los valores detectados en Matanza y Ruta 3 (sitio 1 cuenca alta) que presenta un rango de concentraciones entre 0,8 y 2,8 mg N‐NO3/l, los valores observados en Río Matanza, cruce con Puente Colorado (sitio 15 cuenca media), donde el valor máximo registrado es de 1,3 mg N‐NO3/l; así como las concentraciones de nitrato detectadas a la altura de Riachuelo, cruce con Puente Pueyrredon Viejo (sitio 30 cuenca baja) donde se observa que el valor máximo es 0,17 mg N‐NO3/l.

Fósforo Total

El fósforo es un nutriente esencial para la vida. Su exceso en el agua provoca eutrofización, que se define como el aumento del crecimiento de organismos dependientes del fósforo, como son las algas. Estos organismos usan grandes cantidades de oxígeno y previenen que los rayos de sol entren en el agua. Esto hace que el agua sea poco adecuada para la vida de otros organismos. El fósforo total incluye distintos compuestos como diversos ortofosfatos, polifosfatos y fósforo orgánico.

Los compuestos de fosfato que se encuentran en las aguas residuales o se vierten directamente a las aguas superficiales, entre otros, provienen de: fertilizantes eliminados del suelo por el agua o el viento, desechos cloacales, efluentes industriales como de frigoríficos, detergentes, y productos de limpieza.

En la Figura 3.7(Ver Anexo I) se presentan los resultados obtenidos a la altura de :Rio Matanza y Cruce con Calle Máximo Herrera (sitio 5 ‐cuenca alta), Río Matanza, cruce con Puente Colorado (sitio 15 ‐ cuenca media) y Riachuelo, cruce con Puente Pueyrredón Viejo (sitio 30 ‐ cuenca baja). Al igual que para el resto de los parámetros considerados, para un mismo punto de muestreo los valores observados presentan variaciones.

Cromo Total

El Cromo entra al agua principalmente en las formas de Cromo (III) y Cromo (VI) como resultado de procesos naturales o de actividades humana. Los desagües de galvanoplastía pueden descargar Cromo (VI). El curtido de cueros y la industria textil, como también la manufactura de colorantes y pigmentos, pueden descargar Cromo (III) y Cromo (VI) a los cuerpos de agua. Aunque la mayor parte del cromo en el agua se adhiere a partículas de tierra y a otros materiales y se deposita en el fondo, una pequeña cantidad puede disolverse en el agua.

Al igual que para el resto de los parámetros se observan variaciones en las concentraciones de Cromo registradas (expresado como Cromo Total) (Figura 3.8).


II. Cursos superficiales: comparación de los resultados con los establecidos en la Resolución ACUMAR N° 03/2009.

Uno de los objetivos primordiales del Plan Integral de Saneamiento Ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo es recuperar y preservar la calidad de los cuerpos de agua superficiales en la cuenca.

Mediante la sanción de la Resolución Nº 03/2009, ACUMAR estableció como meta a alcanzar en el mediano a largo plazo, en el ámbito de la Cuenca Matanza Riachuelo, los valores asociados al Uso IV –Apta para actividades recreativas pasivas.

En la Tabla 3 se presentan la lista de parámetros que presentan valores asociados al USO IV según la Resolución Nº 03/2009 de la ACUMAR.


Según la Resolución ACUMAR en cuestión, los valores fijados para este uso deberán cumplirse durante el 90% del tiempo. Para dar cumplimiento a lo fijado por la resolución es fundamental por lo tanto disponer de monitoreos continuos de manera de poder establecer el porcentaje de tiempo en que se cumplen los parámetros o bien disponer de una serie de datos (mediciones sostenidas a lo largo de varios años) que permitan realizar un exhaustivo análisis estadístico que sumado a una evaluación y mayor conocimiento de los caudales y dinámica de los cursos superficiales permitan estimar la concentración de cada uno de los parámetros a lo largo del tiempo. Es por ello que actualmente no se puede realizar un análisis sobre el estado de los cursos superficiales en relación a este uso.

A continuación, solamente a modo ilustrativo, se presenta una comparación entre los resultados obtenidos en los sitios de muestreo sobre los cursos superficiales durante las campañas de agosto de 2008y septiembre de 2010 y los valores admisibles asociados al Uso IV. Esta comparación indica los sitios que cumplen o no con el Uso IV en un determinado momento, durante el mes en que se ejecutó la campaña.

Como se observó en la sección anterior, existen variaciones significativas en los resultados detectados en cada uno de los sitios durante las distintas campañas, por lo cual no es posible definir con los datos disponibles a la fecha de hoy, si un determinado curso de agua cumple con el USO IV.

A partir de la comparación efectuada se observa que en 13 de los 26 sitios de muestreo de septiembre de 2010 correspondientes a cursos superficiales de la Cuenca Matanza Riachuelo se cumplía con el uso IV al momento de muestreo (Figura 3.9), de los cuales 7 corresponden al curso principal y los 6 restantes a afluentes. Los restantes 13 sitios no cumplían con todos los valores que fija la Resolución Nº 03/2009 de ACUMAR debido a un incumplimiento en los valores de oxígeno disuelto y/o de la demanda bioquímica de oxígeno. El resto de los parámetros se cumplen en todos los casos, con excepción del fósforo total en el sitio de muestreo del arroyo Cebey (Sitio 39) que tiene un valor superior al máximo admisible para el Uso IV (Tabla 4).

Durante el mes de agosto de 2008, solo 4 de los 20 sitios (20%) cumplían con los valores asociados al USO IV (color verde) y los restantes 16 sitios no (color rosa) (Figura 3.10) La diferencia observada entre los resultados correspondientes a las campañas realizadas en septiembre de 2008 y septiembre de 2010 podría deberse a fenómenos meteorológicos. A escala anual, es significativa la baja cantidad de precipitaciones del año 2008 (800 mm) en relación a las precipitaciones acumuladas de los años 2009 y 2010 (1014 y 989 mm respectivamente) (Figura 3.11).

Esta relación también se observó a escala mensual para los meses de muestreo agosto de 2008 y septiembre de 2010, donde en agosto de 2008 solo hubo 17 mm de precipitación, en relación a los 76,1 mm de septiembre de 2010. Esto podría explicar sumado a mucho otros factores, la variabilidad de ciertos parámetros de calidad de agua, si los muestreos no son realizados el mismo día o días sucesivos, así como se dificulta la comparación entre temporadas hasta que no se disponga de una estación de monitoreo continuo.

III. Interpretación de los Resultados: Afluentes y Descargas al Río Matanza Riachuelo.

La red de drenaje de la Cuenca Matanza Riachuelo se conforma por el curso principal del río y los cursos secundarios (afluentes). Además, en las zonas urbanas, el agua de lluvia es transportada a los cursos superficiales a través de conductos pluviales.

La red pluvial es la vía de evacuación del agua de lluvia que cae en la ciudad y sus alrededores, ingresando por las bocas de tormenta (sumideros) a los colectores y arroyos entubados, teniendo como destino final el río Matanza‐Riachuelo. Las distintas descargas que se vuelcan al curso principal son de dos tipos principalmente, cloacal e industrial. A su vez, los distintos arroyos afluentes al curso principal presentan el mismo tipo de descargas, confluyendo y aumentando el caudal del río Matanza Riachuelo a lo largo de su recorrido.

En la cuenca alta y media la mayoría de los puntos muestreados corresponden a arroyos naturales afluentes del cauce principal como el Arroyo Cañuelas, Cebey, Chacón, Morales y Rodríguez.

Mientras que en la cuenca baja los cursos naturales han sido canalizados y entubados y existen mayor cantidad de conductos pluviales que transportan descargas de distinto tipo.

A partir del análisis de los principales resultados correspondientes a los parámetros evaluados y visualizados en las Figuras 3.12‐3.22 (ver Anexo I), surge que los conductos pluviales Erezcano (sitio 23, CABA), calles Iguazú y Santo Domingo (sitio 26, CABA), Perdriel (sitio 29, CABA) y Pellegrini (sitios 22, DPel2500‐Lanús; 21, DPel2100‐ CABA y 20 DPel1900‐Lanús) presentan en general mayores concentraciones de los parámetros determinados, respecto a los valores registrados en los afluentes.

Como se mencionó anteriormente, las consideraciones realizadas tienen carácter preliminar y deberán ser corroboradas con futuras campañas.

Además, es importante mencionar que un adecuado estudio sobre los aportes de contaminación que genera cada uno de los afluentes y descargas sobre el curso principal debe indefectiblemente contemplar el caudal de cada uno de los aportes. El impacto que genera una determinada descarga en el río depende tanto de la concentración de los parámetros como del caudal, es decir, de la carga másica. Puede darse que en una descarga se determina mayor concentración respecto a otra pero por ser su caudal mucho menor, el impacto relativo sobre la calidad del río también va a ser menor.


Aspectos Biológicos de la Cuenca Matanza Riachuelo


A continuación se presentan los resultados de las campaña de monitoreo de agua superficial y sedimentos realizada en el mes de junio del 2010, por el Instituto de Limnología “Dr. Raúl Ringuelet” (ILPLA) dependiente de la Universidad Nacional de La Plata. La mencionada campaña de monitoreo es la primera de las dos campañas anuales contempladas en el desarrollo del “Programa de Monitoreo Integrado de Calidad de Agua Superficial y Sedimentos de la Cuenca Matanza‐Riachuelo y del Río de la Plata y Sistematización de la Información Generada” que tienen por objeto evaluar aspectos biológicos y del hábitat. En la Figura 3.23 se presenta la localización de los puntos de monitoreo aspectos biológicos de la Cuenca Matanza Riachuelo.


Teniendo en cuenta estas consideraciones para el biomonitoreo de la Cuenca Matanza‐Riachuelo se recurrió a la combinación de una serie de descriptores claves para el diagnóstico de la calidad del agua y sedimentos.

  • Para el seguimiento del estado de eutrofización de la masa de agua se seleccionó la clorofila del fitoplancton, como una medida de la biomasa algal planctónica que es transportada por el río a lo largo de su recorrido. Este tipo de descriptor provee información de los procesos relacionados con el enriquecimiento con nutrientes en los distintos sectores de la cuenca. El fitoplancton es un conjunto de organismos microscópicos capaces de sintetizar compuestos complejos a partir de sustancias simples mediante un proceso denominado fotosíntesis que utiliza a la energía lumínica que activa a un pigmento fotosensible llamado clorofila.
  • Para el análisis puntual del sedimento se recurrió a la exploración de las distintas especies de diatomeas (microalgas compuestas de sílice y uno de los grupos más representativos del fitoplancton) y la estructura de sus agrupaciones específicas, y de macroinvertebrados (invertebrados de agua dulce, incluyendo insectos (sobre todo larvas y ninfas), crustáceos, anélidos, moluscos (caracoles acuáticos y bivalvos) y planarias (platelmintos) que habitan en cauces de ríos, charcas, lagos, etc.) (Figura 3.24). Las diatomeas nos informan sobre aspectos relacionados con la eutrofización (enriquecimiento del agua con nutrientes) y materia orgánica y los macroinvertebrados aportan información relacionada con las condiciones del hábitat y la materia orgánica. Por otra parte los ciclos de vida de estos dos grupos bióticos es distinta, días en el caso de las diatomeas, meses o años para los macroinvertebrados, lo que asegura información a diferentes escalas de tiempo. Las diatomeas y los macroinvertebrados están bien representados a lo largo de toda la cuenca lo que garantiza la representatividad de los datos obtenidos.

 

A continuación se presenta un resumen de los resultados correspondientes a la campaña junio 2010, Aspectos Biológicos y de Hábitat. Los resultados correspondientes a la campaña en cuestión son similares a los obtenidos para el periodo 2007 2008 (Síntesis de los resultados obtenidos en el biomonitoreo realizado durante el período 2007 y 2008 en la Cuenca Matanza – Riachuelo y Franja Costera Sur del Río de la Plata).

Eutrofización

Las concentraciones de clorofila a (clorofila funcional) obtenidas durante el muestreo de junio de 2010, revelaron valores de mesotrofía (el cuerpo de agua presenta valores intermedios de productividad) para toda la cuenca que sólo fue superada por el arroyo Rodríguez con valores que lo ubican en un estado eutrófico. Dado que previo a los muestreos realizados en el mes de junio de 2010 se observó un mayor caudal en el río como consecuencia de las intensas precipitaciones este factor debe ser tenido en cuenta a la hora de analizar los resultados obtenidos, ya que bajo estas condiciones hidrológicas es esperable un fenómeno de dilución en la concentración de la biomasa algal. Esto es otra clara demostración de la necesidad de contar con un plan de monitoreo sostenido en el tiempo con registro de caudal, para poder así identificar tendencias y variaciones naturales.

Presencia de Especies Tolerantes a la Contaminación Orgánica

Algas: Las diatomeas son algas unicelulares microscópicas, fotosintéticas (por lo tanto autotróficas), componentes del fitoplancton de agua dulce y marino. Con una cubierta de sílice que protege a la célula.

Las diatomeas constituyen un grupo conspicuo de organismos autotróficos que además reúne una serie de requisitos que las posiciona entre los grupos biológicos preferidos para las evaluaciones ambientales.

Macroinvertebrados: en general los macroinvertebrados son buenos indicadores de las condiciones ambientales, siendo sensibles en diferente grado a variaciones inducidas por contaminantes o por deterioro estructural del hábitat y su presencia o ausencia es una respuesta a las mismas.

Los resultados de la campaña de junio de 2010 indican que el arroyo Aguirre y cabeceras del arroyo Cañuelas presentaron los mayores porcentajes de especies sensibles de macroinvertebrados de la cuenca (Figura 3.25). En orden decreciente en cuanto a la calidad ambiental de los hábitats acuáticos con mayor predomino de especies tolerantes y muy tolerantes, le siguieron el arroyo Morales, Matanza y Ruta 3 y arroyo Cebey. El resto de los sitios se mantuvieron con valores muy bajos de diversidad correspondiendo los mínimos a los situados en cercanías de la Autopista Ricchieri, Victorino de la Plaza y Puente Avellaneda. Estos resultados obtenidos en general son consistentes con los observados para diatomeas (Figura 3.26) (ver anexo I).

En algunos sectores de la cuenca alta las condiciones del ambiente permiten aún la presencia de especies tanto de diatomeas como de macroinvertebrados, sensibles a la contaminación. Las mejoras en las condiciones ambientales de las cuencas media y alta deberían ir produciendo una progresiva reaparición de especies sensibles, en muchos puntos actualmente ausentes.

Aspectos de la calidad de hábitat de la Cuenca Matanza Riachuelo a partir de la biodiversidad asociada (avifauna acuática) en áreas de especial manejo.

Las comunidades de la avifauna acuática asociada a la Cuenca Matanza Riachuelo se presenta de forma compleja con agrupaciones por tipo de alimentación más estructuradas en áreas de la cuenca alta y media (Guardia del Juncal, Laguna de Rocha (Figura 3.27), Laguna Santa Catalina) mientras que en la cuenca baja, hasta ahora en los relevamientos efectuados de biodiversidad solo se registra una estructura más simple con presencia en algunos casos de especies puntuales que encuentran refugio para reproducción (varias especies de gallaretas (Gro. Fulica) en la Laguna Saladita Sur, Avellaneda) o condiciones aptas para alimentación por la mezcla de aguas del Riachuelo con el Rio de la Plata (p e. Maca grande (Podiceps major), Biguá (Phalacrocorax brasilianum), Garza blanca (Egretta alba) siendo todas especies piscívoras). Esto también se verifica a partir del número total de especies registradas, encontrando mayor cantidad de especies en áreas de la cuenca alta y media en relación a la cuenca baja (Figura 3.28) (ver Anexo I).


Suscríbase gratis a www.estrucplan.com.ar y reciba por mail nuestro boletín ambiental.