• Página de inicio
• Agregar como favorito
• Recomiéndenos
• Agreganos a tu GoogleBar
    Usuario: Clave:   ¿Olvidó su clave?
Servicios de la Consultora

- CONTÁCTENOS -

Buenos Aires
Tel: 011-4627-4383
info@estrucplan.com.ar

PATAGONIA
Tel: (02284) 420-740
patagonia@estrucplan.com.ar


CUYO - CENTRO
Tel: (0260) 15-404-5678
cuyo@estrucplan.com.ar


LITORAL
Tel: (011) 15-5809-1834
litoral@estrucplan.com.ar





Editorial

Minería sustentable.

Fabián Valentinuzzi



Matrices de requisitos Legales on line


Monitoreos de Ambientales y de Seguridad


Encuesta
¿Qué tipos de generación de energía deben privilegiarse en la redefinición de la matriz energética argentina?
Nuclear
Hidroeléctrica
Solar
Eólica
No se necesita redefinición

 



Comentarios del usuario Claria, Raul
Suscripto desde: 26/7/2006
Comentarios publicados: 282

282 comentarios.
comentario 1 a 10 de un total de 282


8/12/2007 Comentario publicado en el artículo:
La OMS le da al DDT un certificado de salud para el control de la malaria
Comentario N°: 11310
Cristián Frers tiene una novela de lo más interesante desde el origen del hombre hasta sus diferencias con los animales en diversas conductas. Es ameno seguirlo porque está muy bien planteada y curiosamente consigue párrafos de humor dentro de la seriedad del tema.<br> Por algo que me resulta incomprensible no hace ningún esfuerzo por darla a conocer. Me gustaría enviárselas si nos cede el permiso y que otros puedan ver su capacidad tan ardua para manejar estos temas. Adelante, Christián



8/12/2007 Comentario publicado en el artículo:
La OMS le da al DDT un certificado de salud para el control de la malaria
Comentario N°: 11309
Los artículos de Christián Frers sobre Ecología son a la vez de interesantes para leer, pese a desconocer bastante el tema, claros y precisos. Se necesitarían muchos de su talla para hacernos concientes de los males que perjudican a la Tierra, planeta donde vivimos y ser obedientes a algunos de sus múltiples consejos. Bravo, Christián, tienes pasta literaria; lástima que los seres humanos estén imbuídos en otros quehaceres



1/7/2007 Comentario publicado en el artículo:
¿ Después que Botnia funcione qué?
Comentario N°: 9916
Parece que la pagina de estrucplan esta manejada por personajes como Ferreyra, Ortiz, Parada y etc. Ya que todo lo que dicen estos Fascistas para Valentinuzzi es palabra santa. Pareciera que la pagina esta manejada por estas "mierdas" de personajes. Asi que les voy a mandar personalmente un mail a cada uno de los usuarios que no piensan como ellos a que se retiren de este foro ya que "ellos" unicamente tienen la facultad de agredir, insultar, provocar... Señores les regalamos la pagina. Que los dioses los ayuden.



1/7/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9915
Parece que la pagina de estrucplan esta manejada por personajes como Ferreyra, Ortiz, Parada y etc. Ya que todo lo que dicen estos Fascistas para Valentinuzzi es palabra santa. Pareciera que la pagina esta manejada por estas "mierdas" de personajes. Asi que les voy a mandar personalmente un mail a cada uno de los usuarios que no piensan como ellos a que se retiren de este foro ya que "ellos" unicamente tienen la facultad de agredir, insultar, probocar... Señores les regalamos la pagina. Que los dioses los ayuden.



30/6/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9913
Comparto la opinion de Araoz. Parada usted tiene algun problema mental? Hablo de estudios serios no de tonterias.



30/6/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9908
Medio ambiente litoral. Evolución natural e influencia humana<br> Omar Ricardo Ortiz-Troncoso<br> Académico correspondiente en Holanda de la Academia de Historia Naval y Marítima de Chile; miembro de la Real Liga Naval Española <br> INTRODUCCIÓN<br> <br> La Secretaría de la Organización Meteorológica Mundial, con sede en Ginebra, ha publicado un volumen conteniendo opiniones de dirigentes del mundo en relación con los cambios climáticos que estamos viviendo, y sus proyecciones a futuro. La edición de esta obra formó parte de los preparativos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo celebrada hace poco más de siete años en Rio de Janeiro. En el prólogo, el Secretario General de esta organización, Prof. G.O.P.Obasi enfatiza acerca de que "la cuestión de los cambios climáticos es uno de los temas sobre el medio ambiente y el desarrollo que más preocupa actualmente a todos los países". Añade que "los cambios climáticos tendrán seguramente un efecto sobre el desarrollo duradero futuro de gran parte de nuestros recursos planetarios, tales como los que se refieren a la biodiversidad, al agua, a los bosques, a los suelos y a los océanos así como sobre las diversas actividades sectoriales, como la agricultura y la industria".<br> <br> El mismo autor subraya que "si bien en el pasado han ocurrido cambios climáticos, su ritmo fue mucho más lento del que se predice actualmente para el próximo siglo" - es decir el siglo al que ya hemos ingresado- recalcando que en el "contexto de los cambios que ocurrieron anteriormente, en general las diversas formas de vida tuvieron tiempo suficiente para adaptarse. El aspecto dramático de la situación actual es la rapidez potencial, sin precedente, de estos cambios" (Obasi 1992: V-VI). <br> <br> Para ilustrar esta situación basta con revisar la prensa cotidiana, la que con creciente frecuencia nos trae noticias como las alertas que se dan al tráfico marítimo en relación con la presencia de hielos flotantes en el Pacífico Sur, los cuales presentan a veces dimensiones de auténticas islas de centenares de kilómetros cuadrados. El desprendimiento desde la Antártida de estos gigantescos icebergs ejemplifica claramente los cambios climáticos que están ocurriendo en ese continente, que es la más grande reserva de hielo del planeta.<br> <br> Abarcar en un corto número de páginas toda la magnitud de estos procesos, y sus eventuales consecuencias, es tarea imposible. Por esta razón nuestra síntesis se refiere fundamentalmente a algunos casos vinculados a Sudamérica y, muy especialmente, al medio ambiente litoral. <br> <br> MEDIO AMBIENTE LITORAL<br> <br> Para definir el litoral y la ribera oceánica, Ottman entregó hace ya 35 años una definición que, por su sencillez, no ha perdido valor a pesar de las décadas transcurridas. En su obra introductoria a la geología marina y costera señalaba ese autor: "Š estaría tentado de definir el litoral como la zona que une la tierra y el mar, y la ribera como un límite actual y temporal de las variaciones respectivas de estos dos dominios" (Ottman 1965). El carácter provisorio del límite tierra-mar es lo más destacable del párrafo citado. Esto representa en la realidad la posibilidad de transgresiones marinas que pueden sumergir vastas superficies de tierra o, al contrario, regresiones marinas que tendrán efecto contrario al recién descrito. <br> <br> El estudio del nivel marino a través de los últimos 10.000 años ha conducido a la formulación de una serie de hipótesis que, en síntesis, pueden ser agrupadas en tres categorías. Primeramente encontramos aquellos planteamientos que se refieren a un rápido incremento del nivel general de los océanos hasta aproximadamente 3.000 años antes de nuestra era (es decir hasta fines del Atlanticum) ascendiendo hasta unos tres metros por encima del actual nivel, siguiendo luego una serie de fluctuaciones que finalmente condujeron hasta el nivel que conocemos. En segundo lugar podemos situar las hipótesis que postulan por un ascenso uniforme del nivel marino durante el Holoceno (grosso modo los últimos diez mil años), llegando este nivel a su actual posición hace unos 2.000 a 5.000 años. Supuestamente, a partir de entonces el nivel se mantendría casi sin variación. Para concluir, el tercer grupo de hipótesis incluye aquellas que suponen un ascenso permanente de la superficie marina, sin estabilización en ningún momento.<br> <br> Antes de seguir, es necesario hacer notar que existen fundamentadas críticas a estas diferencias de opinión, como por ejemplo las de quienes señalan que la disparidad de puntos de vista proviene de que los estudios sobre el tema entregan conclusiones válidas sólo para áreas restringidas. En otras palabras, algunos investigadores se limitarían a generalizar a partir de resultados obtenidos para zonas geográficas limitadas (Ortiz-Troncoso 1983, 1985).<br> <br> A gran escala podríamos indicar que se estima que las fluctuaciones del nivel marino durante los últimos 200.000 años van desde 150 metros por debajo del actual nivel y hasta 10 metros por encima de él. También se ha calculado que si se fundiera todo el hielo actualmente acumulado en los glaciales y en los polos, el nivel general de los océanos se empinaría hasta unos 78 metros por encima del actual (Barry 1981, citado por Inman 1983).<br> <br> Por ejemplo, un estudio paleoambiental de Usselmann incluye información para el litoral del sur de Colombia, de la totalidad de la costa de Ecuador y de la mitad norte de Perú. Basándose en estudios previos de Fairbridge, el citado investigador indica que hace unos 18.000 años el océano llegó a un nivel de unos 100 metros por debajo del actual. Obviamente, como consecuencia directa de ello la costa se desplazó considerablemente, prácticamente duplicando su actual extensión este-oeste a partir del borde de los Andes. Hace unos 10.000 años el nivel era todavía de unos 50 metros por debajo del actual. Pero hace 5.000 años, durante el episodio climático cálido y húmedo conocido como optimum climático, se produjo frente a esas costas una transgresión marina que hizo subir considerablemente el nivel marino hasta por encima del actual (Fairbridge 1976-a; Usselmann 1989). Existe también información para la costa panameña, la que enfrentó un paulatino ascenso del nivel marino, el que se habría estabilizado hacia comienzos de nuestra, alcanzando un óptimo desarrollo de los bosques de mangle con las altas temperaturas y la humedad presentes allí hace cinco milenios (Bartlett & Barghoorn 1973; Usselmann 1989:239-241).<br> <br> Este tema, el de la vegetación costera, nos lleva a mencionar en esta síntesis uno de los aspectos más sensibles de los litorales tropicales y subtropicales del continente. Nos estamos refiriendo a los manglares, cuya evolución ha seguido de cerca los cambios climáticos y las alteraciones del nivel marino. Por su riqueza faunística, estos bosques que crecen sobre los estuarios fluviales y los litorales protegidos, adaptados al flujo de las mareas, fueron explotados durante milenios por los amerindios de cultura adaptada al medio marítimo, hasta que retrocedieran frente a cambios climáticos o alteraciones provocadas por el hombre. Los casos que hemos podido estudiar - por ejemplo en la costa colombiana - nos confirman que la explotación prehispánica de estos bosques anfibios de aguas semi-salobres, y su entorno, fue llevada a cabo con eficiencia, vale decir sin excesos que agotaran las especies que cobijan.<br> <br> En esta materia no se puede dejar de citar los ejemplos brasileños, principalmente los que existen en los 1.300 kilómetros de litoral de los estados de Rio de Janeiro, São Paulo, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul. En esta costa se conservan montículos arqueológicos constituidos por restos de alimentación indígena de origen marino. Por su extensión y altura, con frecuencia superior a diez metros, se encuentran entre los yacimientos prehistóricos de mayor magnitud del continente. Estas acumulaciones, conocidas tradicionalmente como sambaquis, contienen vestigios culturales y faunísticos dejados por los indígenas que habitaron las playas, las riberas de los ríos y de las lagunas costeras, y aprovecharon los recursos de los bosques de mangle. La edad inicial de los sambaquis más antiguos - como el sambaqui de Maratuá, en la isla de Santo Amaro (São Paulo) - podría remontarse a unos 4.000 años (Fairbridge 1976-b; Garcia 1979); otro, en la bahía de Antonina (Paraná) alcanzaría unos 6.000 años de antigüedad (Hurt 1974).<br> <br> Resumíamos, en otra ocasión, señalando que "en cuanto al litoral, su estudio sistemático presenta las dificultades inherentes a un medio afectado por variaciones de diversa índole, como las del nivel del mar y por levantamientos y hundimientos de las costas, y desde luego por la propia acción del hombre. Esto lleva a reflexionar sobre las consecuencias que ha podido tener sobre el medio ambiente litoral la presencia, desde la prehistoria, de poblaciones asentadas permanentemente sobre la banda costera haciendo de ella su principal fuente de recursos de subsistencia" (Van der Hammen & Ortiz-Troncoso 1992, especialmente en lo que se refiere a la parte septentrional de Sudamérica).<br> <br> Para tratar la problemática de la evolución de la línea costera se requiere tener en cuenta dos factores básicos. Por una parte el ascenso o descenso de la masa terrestre, es decir los llamados movimientos isostáticos (a veces también aquellos de origen tectónico). Además, el ascenso o descenso del nivel medio general de los océanos, es decir los movimientos eustáticos. Ambos factores conducen a trazar este límite variable que es la ribera oceánica, el que es cambiante de acuerdo con una serie de factores incluyendo las variaciones climáticas, sobre las que hemos venido poniendo énfasis en esta presentación.<br> <br> Por ejemplo, en ciertas regiones la masa terrestre suele mostrar huellas de inestabilidad provocada por la alternancia en la formación y desaparición de glaciares. Obviamente son las costas de las altas latitudes las que con más frecuencia muestras signos de estos fenómenos. Es decir, la presión de las masas de hielo determina el hundimiento de la masa terrestre costera. Durante los períodos de disminución de los hielos, por elasticidad la costa vuelve paulatinamente a levantarse. Como contrapartida, la acumulación de hielo sobre las tierras emergidas durante los períodos climáticos fríos, ha traído como lógica consecuencia una disminución general en el nivel de los océanos.<br> <br> Una consecuencia directa de la disminución del nivel del mar ha sido la formación de "puentes" terrestres entre continentes e islas, facilitando el intercambio de especies vegetales y animales. Igualmente migraciones humanas que hicieron posible en la prehistoria el poblamiento de vastos territorios, como es el caso del propio continente americano colonizado a través del puente terrestre que unió Asia con América en la zona de Bering. <br> <br> A la hora actual la mayor preocupación es el aumento del nivel del mar. Una información de prensa basada en datos recientes proporcionados por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) indica que se sugiere un futuro aumento global promedio de entre dos y diez centímetros por década, lo cual es un incremento notable comparado con los dos centímetros por década observados durante el siglo XIX (Diario El Colombiano, Medellín 9.12.1999).<br> <br> En otras áreas del mundo el fenómeno puede acarrear efectos catastróficos, como en Bangladesh, donde se estima que un futuro aumento del nivel marino de un metro sumergiría entre un 10 y un 17 por ciento de la superficie del país. Una autoridad señalaba que, en ese caso, más de diez millones de personas se convertirían en "refugiados ecológicos", inquietante término que está pasando a formar parte del vocabulario de muchas naciones (Zia 1992:13).<br> <br> Otros afectados directos serían los pobladores de territorios insulares de escasa altitud sobre el nivel del mar, como las islas Maldivas, en el océano Indico. En 1987, en Malé, Maldivas, se llevó a cabo un congreso de Pequeños Estados sobre el aumento del nivel del mar "para intercambiar información sobre estrategias y políticas en relación con el cambio climático, el calentamiento global y el aumento del nivel del mar que son preocupaciones comunes de toda la humanidad". Entre otras decisiones este congreso acogió la proposición presentada por la República de Trinidad y Tobago para la creación de una asociación denominada Alianza de Pequeños Estados Insulares, con el fin de atraer la atención y la ayuda internacional acerca de problemas específicos de estos Estados y, desde luego, lo concerniente a la problemática derivada del incremento en el nivel de los océanos (Gayoom 1992:78-80).<br> <br> AUMENTO GLOBAL DE LA TEMPERATURA Y EFECTOS COLATERALES<br> <br> De acuerdo con las conclusiones a que llega el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), durante el siglo XX la temperatura media anual de Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú tuvo un incremento de 0.8 grados. Las temperaturas globales promedio aumentaran entre 1.3 y 4.6 grados para el año 2100 "lo cual representa rangos de calentamiento global entre 0.1 y 0.4 grados por década. Se señala asimismo que las precipitaciones aumentarán en Perú, Ecuador y sur de Colombia, pero el norte de Colombia y Venezuela se tornarán más secos. Por ende, la distribución de la vegetación deberá sufrir alteraciones. El calentamiento climático en el sistema de la Cordillera Blanca del Perú ya está provocando la contracción de los hielos permanentes y "por cada grado adicional de calentamiento, las especies que son sensibles a la temperatura, pueden ser forzadas a emigrar a alturas de 150 a 200 metros más arriba" (Diario El Colombiano, Medellín 9.12.1999).<br> <br> La cuestión del efecto invernadero producido principalmente por concentraciones más altas de dióxido de carbono (CO2), el principal de los gases producido por la actividad humana, ya ha sido tratado con frecuencia en reuniones y foros. <br> <br> En relación con la perforación de la capa de ozono, en septiembre de 1999 se afirmaba que su tamaño seguía aumentando y que sobre la Antártida ya superaba los 26 millones de kilómetros cuadrados. La temperatura del planeta, convertida en invernadero, aumentará una media de 1.2 grados centígrados en los próximos cien años (Diario El Nacional, Caracas 28.09.1999). <br> <br> CONTAMINACIÓN MARINA<br> <br> De otro origen, pero no menos importante, es el problema de la contaminación de los mares, y costas adyacentes, debido en gran medida al aumento del uso de las vías marítimas para el transporte de hidrocarburos y otras substancias cuyo derrame puede ser altamente nocivo. De más está decir que esta preocupación no existió o fue mínima en la era pre-industrial. En octubre de 1999 tuvo lugar en la ciudad de Viña del Mar, Chile, un taller sobre "Manejo de desechos y la gestión integrada de zonas costeras en América Latina". Es decir uno de tantos seminarios y reuniones dedicados a tratar este problema en diversas partes del mundo, demostrando la preocupación que existe por crear conciencia de los beneficios que conlleva la aplicación de las convenciones internacionales acerca del tema, reguladas éstas por la Organización Marítima Internacional, que fue uno de los patrocinadores de la reunión recién señalada.<br> <br> Quienes laboran en los rubros del transporte marítimo y la pesca conocen perfectamente el alcance de este problema, típico de nuestra época y, por ende, frecuentemente tratado en la prensa aun cuando el énfasis va puesto en la espectacularidad de las grandes catástrofes marítimas pero muy poco en accidentes menores y casos de contaminación limitada que, por acumulación, pueden conducir también a importantes degradaciones de los ecosistemas marítimos, fluviales y lacustres. A manera de ejemplo, no hace mucho la máxima autoridad del Uruguay señalaba que "los efectos contaminantes de los cursos de agua por obra de actividades humanas han llegado a tener niveles preocupantes, principalmente en la ciudad de Montevideo, que es el centro poblado más grande del país, concentrando aproximadamente el 50[%] de la población total del Uruguay. La contaminación se origina básicamente en los vertimientos de las empresas de gestión de desechos, de las industrias del cuero, lavaderos de lanas, fábricas de pinturas, etc., que, con el vertido de metales pesados y productos orgánicos sintéticos, son los que causan mayor preocupación debido a sus efectos perjudiciales en el organismo humano" (Lacalle 1992:164).<br> <br> CONCLUSIONES<br> <br> Como todos sabemos, hasta una época relativamente reciente en la historia de la humanidad, los cambios a que nos hemos venido refiriendo sobrevinieron como consecuencia de fenómenos naturales que la ciencia ha ido poco a poco evaluando a través de estudios paleombientales. Sin embargo, ahora estamos conscientes de que la acción del hombre ha desencadenado una serie de consecuencias difíciles de prever y neutralizar.<br> <br> Resulta evidente que el planeta viene siendo víctima del progresivo aumento de población humana y de la industrialización, iniciada ésta en siglos pasados pero adquiriendo una dimensión insospechada desde el advenimiento de la llamada revolución industrial. Como lo señalaba textualmente el jefe de gobierno de un país asiático insular "la cuestión del medio ambiente mundial es un problema que preocupa a todas las naciones y son los países industrializados los principales responsables de los problemas actuales en este sentido. El calentamiento global, el agotamiento de la capa de ozono, la lluvia ácida y la deforestación han sido provocados en gran parte por su carrera hacia una supremacía económica" (Gayoom 1992:80-81). Otro mandatario llegó incluso a referirse a una deuda ecológica, de la que serían responsables los países industrializados por su contribución actual e histórica al deterioro medioambiental. Por su parte, Maurice F. Strong anota conclusiones semejantes, indicando que "resulta paradójico que la degradación del medio ambiente y el agotamiento de los recursos naturales que ponen en peligro el futuro de nuestro planeta hayan sido en su mayor parte el resultado del mismo proceso que ha producido tal grado sin precedentes de riqueza y prosperidad en el mundo industrializado. El fuerte desequilibrio que ha creado la concentración del crecimiento económico en los países industrializados y el crecimiento demográfico en los países en desarrollo constituyen el aspecto principal del presente dilema. La rectificación de ese desequilibrio constituirá el elemento clave para garantizar la seguridad de nuestro planeta en el futuro" (Strong 1992:XIX). <br> <br> Resulta evidente que el conjunto de problemas que hemos venido señalan-do será, a lo largo del siglo que estamos iniciando, uno de los temas que debe recibir prioridad en cuanto a esfuerzos internacionales para disminuir las causas que los provocan. Asi mismo, para coordinar esfuerzos tendientes a paliar sus efectos.<br> <br> Esta reunión de la Federación Internacional de Ligas y Asociaciones Navales y Marítimas, en este escenario privilegiado de Rio de Janeiro, constituye el sitio adecuado para señalar estos problemas frente a quienes aquí se han reunido guiados por un común afecto al mar y a la cultura marítima en sus más diversas expresiones, lo que sin duda incluye igualmente el interés por la preservación del medio ambiente litoral y marítimo. <br> <br>



30/6/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9907
PACIFICO SUR: Aumento del nivel del mar amenaza las islas<br> <br> <br> por Kalinga Seneviratne<br> <br> SINGAPUR, feb (IPS) Mareas altas, tormentas y fuertes vientos han causado en los últimos meses inundaciones en varios países insulares del Pacífico Sur, que podrían quedar bajo el mar si no se reduce pronto la emisión de gases que causan recalentamiento del planeta, según expertos en ambiente. <br> <br> <br> <br> La semana pasada, mareas altas anegaron varias carreteras en Kiribati, y automóviles, autobuses y camiones se desplazaron por el agua marina en Tarawa, la capital de ese país. <br> <br> Mareas y tormentas también han causado problemas en Islas Marshall, Cook, Tuvalu y las islas de Papúa-Nueva Guinea menos elevadas sobre el nivel del mar. <br> <br> A mediados de enero, el agua del océano inundó parte de las áreas menos elevadas sobre el nivel del mar de Majuro, capital de Islas Marshall, debido a mareas altas y fuertes vientos. Algunas familias fueron obligadas por las autoridades a abandonar sus hogares y refugiarse en edificios gubernamentales. <br> <br> En Papúa-Nueva Guinea, terratenientes de la provincia continental de Nueva Bretaña Oriental, dieron refugio a comienzos de este mes a habitantes de la isla Duque de York, amenazados por la elevación del nivel del mar. <br> <br> Unos 2.000 residentes en la isla de Cateret, del archipiélago de Bougainville, también parte de Papúa-Nueva Guinea, pidieron a las autoridades ser trasladados a terrenos más altos en la región continental, pero su solicitud no fue cumplida por falta de fondos. <br> <br> Especialistas en asuntos ambientales aseguran que la elevación de los niveles del mar en la región se debe al recalentamiento del planeta, causado a su vez por la emisión de gases que provocan el llamado efecto invernadero, al retener calor en la atmósfera.<br> <br> Si los países industrializados no reducen en forma drástica su emisión de esos "gases invernadero" en los próximos años, Kiribati y otras pequeñas naciones quedarán bajo las aguas del Pacífico Sur en el curso de este siglo, advirtieron. <br> <br> El fenómeno puede causar pérdidas anuales de miles de millones de dólares, si los países industrializados no adoptan medidas inmediatas para reducir su emisión de dióxido de carbono y otros gases producidos al quemar combustible fósil, según un informe divulgado a comienzos de este mes por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP). <br> <br> Los autores del informe afirmaron que en Islas Marshall y Micronesia las pérdidas materiales causadas por el cambio climático pueden alcanzar en los próximos 50 años un valor superior a 10 por ciento del producto interno bruto (PIB).<br> <br> Es probable que la suma de las pérdidas materiales por esa causa en el mundo tengan en la actualidad un valor de 304.000 millones de dólares, calcularon. <br> <br> El director ejecutivo del UNEP, Klaus Topfer pidió en el informe acción inmediata a la comunidad internacional, y sostuvo que es preciso reanudar las conversaciones internacionales sobre cambio climático, las cuales se estancaron a fines del año pasado en la ciudad sudoccidental holandesa de La Haya. <br> <br> En esa ocasión, las naciones industrializadas se negaron asumir compromisos concretos para reducir su emisión de gases invernadero. <br> <br> "Debemos ayudar a las regiones más vulnerables del mundo, y en especial a los países en desarrollo, a adaptarse a las consecuencias del recalentamiento del planeta. Es nuestra responsabilidad moral protegerlos", enfatizó Topfer. <br> <br> Patrina Dumaru, asistente en asuntos ambientales de la dirección del Centro de Intereses y Recursos del pacífico, con sede en Fiji, duda de que los países industrialzados actúen en forma responsable para afrontar el problema. <br> <br> "La terrible realidad es que los países ricos no consideran negociable el consumo excesivo que forma parte de su estilo de vida, aunque el precio sea nuestra tierra, nuestra población y nuestra cultura", comentó acerca del fracaso de las conversaciones en La Haya.<br> <br> "Nuestras naciones son las menos responsables de la emisión de gases invernadero, con apenas 0,06 por ciento del total, y las más vulnerables a los efectos del recalentamiento del planeta", apuntó. <br> <br> Mientras la comunidad internacional discute, pequeños islotes de Tuvalu, Kiribati y Bougainville ya han sido devorados por el océano, y el aumento de la temperatura afecta los arrecifes de coral, principal recurso natural de las islas del Pacífico, escribió Dumaru en la revista mensual Pacific News Bulletin. <br> <br> Cuando aumenta la temperatura de las aguas, los corales se separan de las algas que son parte de su alimento, y la continuidad de ese proceso, que se manifiesta por la decoloración de los arrecifes, causa la muerte de las colonias.<br> <br> Informes científicos divulgados en 2000 señalaron que ese fenómeno había alcanzado su peor nivel en los últimos 30 años, a causa del recalentamiento inusual y sostenido de las aguas. <br> <br> El Banco Mundial advirtió en un informe a la conferencia de La Haya que los cambios climáticos amenazan a las islas del Pacífico con pérdida de áreas costeras, peores ciclones y sequías, disminución de cosechas y pesca, destrucción de arrecifes y propagación de la malaria, el dengue y otras enfermedades. <br> <br> En 2050, los perjuicios causados a Fiji por esos desastres pueden representar entre dos y cuatro por ciento de su PBI, y los sufridos por Kiribati, entre 17 y 34 por ciento de su PBI. <br> <br> Sin embargo, "a los países ricos no les importa que nuestras islas se hundan, floten o vuelen", comentó con amargura Dumaru. <br> <br> "Es posible, por supuesto, que nos proporciones fondos para adaptarnos. Esa es una solución más barata (que reducir la emisión de gases invernadero) para el problema que nos causan", acotó. <br> <br> Es preciso que las organizaciones populares logren convertir al impacto del cambio climático en un problema humanitario internacional, sostuvo. <br> <br> "Aún no nos recuperamos de los efectos de las bombas nucleares (detonadas en ensayos realizados en la región), y ya debemos prepararnos para la bomba climática", añadió. <br> <br> <br> <br>



30/6/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9906
Calentamiento Global y Aumento del Nivel del Agua de los Oceanos.<br> <br> El profundo fondo del océano es a menudo un lugar frío, oscuro y sin vida. De vez en cuando un gran tesoro, como el cadáver de una ballena, se hunde desde la superficie. Entonces la vida marina prolifera: toda clase de larvas y otros invertebrados marinos llegan a colonizar la materia orgánica muerta y la población aumenta dramáticamente por un tiempo corto. Inevitablemente el recurso se agota y la población colapsa. <br> En forma similar, los humanos dependemos ahora de la materia orgánica muerta. Hemos encontrado nuestra ballena muerta bajo el suelo, en la forma de petróleo, gas, y carbón, residuos fósiles de plantas que vivieron hace mucho tiempo.<br> <br> La energía proveniente de combustibles fósiles ha impulsado el advenimiento de la edad industrial y permitido que la población humana aumente explosivamente. El producto de nuestra "respiración industrial", el Dióxido de Carbono (CO2) ha aumentado en la atmósfera y amenaza ahora con destruir nuestro nicho. El papel de la atmósfera va mas allá de proveernos de oxigeno para respirar. Ella controla el balance termal del planeta. El problema es que, comparada al océano, la atmósfera tiene relativamente poca masa, lo cual hace que pequeños cambios inducidos por los humanos la afectan dramáticamente.<br> <br> El efecto invernadero<br> <br> antes de la llegada de la edad industrial, la concentración de CO2 en la atmósfera era de 280 ppm (partes por millón). <br> Hoy el nivel es de 360 ppm. Esto representa un aumento de cerca del 30[%] en menos de 300 años. <br> Para la tierra, esto es una tasa de cambio sin precedentes, aproximadamente 10,000 años de cambio comprimido en 100 años. ¡Hoy en día hay más CO2 en el aire que el que hubo durante todo el período de evolución del ser humano! La tierra está acostumbrada a cambios lentos, no rápidos. Los cambios lentos le dan tiempo a la biosfera y a las especies de adaptarse. Cambios rápidos pueden causar caos biológico y perturbar la producción agrícola. El dióxido de carbono es crítico en el control del balance de la temperatura de la tierra porque absorbe la radiación infrarroja (RI), la cual es, básicamente, calor.<br> <br> La radiación visible que llega a la tierra desde el sol, pasa a través de la atmósfera clara y hace entra en contacto con la tierra. <br> Una porción de la radiación es absorbida y radiada de vuelta al espacio como RI. <br> El CO2 atrapa esta RI y la refleja de nuevo hacia la superficie de la tierra, causando más calentamiento. <br> Esto se llama el efecto de invernadero. Sin él, el agua se congelaría en la tierra. Con mucho efecto invernadero, el agua herviría, dejando la superficie de la tierra como un desierto. Esto podría ser lo que pasó en nuestro vecino planeta Venus. Existe un balance delicado entre la radiación solar, la concentración de CO2, y el calor, el cual no debemos perturbar.<br> <br> Para ilustrar el efecto invernadero, imagínese un automóvil con las ventanas cerradas:<br> <br> Los rayos del sol pasan a través de las ventanas del carro (luz visible) y llegan a los asientos del vehículo. <br> Allí, la luz visible es absorbida y radiada de nuevo hacia el interior del carro como RI. <br> Pero el vidrio de las ventanas del carro, a pesar de ser transparente para la luz visible, es opaco a la RI, por lo que el calor queda atrapado dentro del carro, y la temperatura interior se hace insoportable. <br> Por eso es que muchos científicos piensan que el aumento del CO2 en el aire puede causar que la tierra se caliente más.<br> <br> La subida del nivel de las aguas de los océanos<br> <br> La subida del nivel global de los océanos es causada por dos factores. El primero es la llegada al océano de las aguas provenientes de fuentes tales como hielo derretido de los glaciares y las capas polares entre otros. La evidencia corriente sobre el calentamiento global incluye la amplia retirada general de los glaciares en 5 continentes. Por ejemplo:<br> <br> La capa de hielo del Pico Kilimanjaro puede desaparecer completamente en 20 años. Cerca de una tercera parte del hielo del Kilimanjaro ha desaparecido en los últimos 12 años y el 82[%] se ha desvanecido desde que fue puesto en mapas por primera vez en 1912. <br> El hielo marino del Océano Ártico se está adelgazando. <br> Masas impresionantes de hielo antártico se han desplomado en el mar con una rapidez alarmante. <br> El segundo factor es la expansión termal del agua de los océanos. A medida que la temperatura de las aguas oceánicas aumenta y los mares se hacen menos densos, ellos se expandirán, ocupando una mayor superficie del planeta. Un aumento de la temperatura aceleraría la tasa de aumento del nivel del mar.<br> <br> Desde el final de la última edad de hielo, hace 18,000 años, el nivel del mar ha subido más de 120 metros.<br> <br> Los datos geológicos sugieren que los niveles globales promedio del nivel del mar pueden haber subido a una tasa promedio de 0.1 a 0.2 mm por año en los últimos 3,000 años. <br> Sin embargo, los datos de los medidores de mareas indican que la tasa global de aumento del nivel del mar durante el Siglo XX fue de 1 a 2 mm por año. <br> A lo largo de costas relativamente llanas como las del Atlántico, o a lo largo de costas que bordean los deltas de ríos fértiles y altamente poblados, una subida de 1 mm en el nivel del mar causa un retroceso de la costa de 1.5 metros. Ya estamos viendo el efecto del retroceso de las costas en los EE.UU.: <br> <br> A lo largo de la pantanosa Costa del Golfo de la Florida, los efectos del aumento del nivel del mar pueden ser observados en el número de palmas reales (cabbage palm, Sabal palmetto) muertas en los bordes de los pantanos salobres que dan al mar. <br> A lo largo de la costa Atlántica de los EE.UU., la erosión está angostando las playas y destruyendo casas vacacionales. A medida que el nivel del mar sube y las comunidades costeras continúan creciendo y bombeando agua de sus acuíferos, la intrusión de agua salada en los depósitos subterráneos se convertirá en un gran problema. <br> Las naciones isleñas de baja altura en el Pacífico se inundarán o verán sus acuíferos de agua potable invadidos por agua salada.<br> <br> Tuvalu está formado por nueve atoles coralinos entre Australia y Hawaii. Su punto más alto se encuentra a 5 metros (15 pies) sobre el nivel del mar. A medida que el nivel del mar ha subido, Tuvalo ha experimentado la inundación de sus áreas bajas. La intrusión de agua salada está afectando sus aguas potables y la producción de alimentos. Los líderes de Tuvalo han predicho que la nación se verá sumergida en 50 años. En Marzo del 2002, el primer ministro del país le pidió a Australia y a Nueva Zelanda que proveyeran hogares para su gente si su país desapareciera bajo las aguas, pero la petición de esta nación ha sido ignorada. <br> Otras naciones isleñas amenazadas incluyen las Islas Cook y las Islas Marshall. Durante la última década, la isla Majuro (parte de las Islas Marshall) ha perdido hasta un 20[%] de su costa playera. <br> Además de las naciones isleñas, los países con costas bajas se ven amenazados por la subida del nivel del mar. Una subida de 1 metro inundaría la mitad de los campos de arroz de Bangladesh. Millones de bangladeshis se verían obligados a emigrar. Otras tierras bajas productoras de arroz incluyen áreas en Viet Nam, China, India y Tailandia. La subida del nivel del mar crearía millones de refugiados climáticos en las Filipinas, Indonesia y Egipto.<br> <br> Clima cambiante<br> <br> Los 10 años más calientes registrados han ocurrido desde 1983, y los 7 años más calientes han ocurrido desde 1990. Si continuamos de esta manera, nuestra tasa presente de consumo de combustibles fósiles indica que el contenido de dióxido de carbono del aire se duplicará para el año 2100.<br> <br> Esta duplicación aumentará el efecto de invernadero y resultará en un aumento de 1 a 5 grados Centígrados en la temperatura global. <br> Las áreas terrestres se calentarán más rápidamente que el promedio global, pues la temperatura de las áreas oceánicas será moderada por la capacidad calorífica del agua. <br> El calentamiento será mayor a altas latitudes, pues en el pasado, los cambios climáticos han afectado a las regiones polares de la tierra en mayor grado. <br> Los efectos de la humedad, incluyendo el índice de calor, exacerban los efectos del calentamiento. <br> Cambios Globales de la Temperatura (1880-2000)<br> <br> <br> <br> Axis Y: Desviación de los Promedios a Largo Plazo (en °F); Axis X: Año<br> <br> <br> Además de aumentar el nivel de los océanos, las temperaturas más altas probablemente afectarán:<br> <br> Los ecosistemas<br> Los patrones de calentamiento cambiarán la distribución de los árboles y de otras plantas nativas, alterando los hábitats de los animales. Los modelos predicen un retroceso hacia el norte de las especies de árboles de climas templados y un avance, también hacia el norte, de las especies tropicales y subtropicales. Pero especies individuales responderán en diferentes formas a los cambios climáticos. Las comunidades de especies no marchan simplemente para adelante o para atrás, persiguiendo a las capas de hielo. Las asociaciones típicas de plantas y animales se pueden ver perturbadas. Barreras humanas, tales como corredores de autovías, pueden presentar obstáculos importantes para las especies nativas que están migrando, lo cual permitiría el avance y dominación de especies de plantas no deseables o exóticas.<br> <br> Los patrones de lluvia<br> Los cambios en el clima van a cambiar los patrones de lluvia. Las condiciones más secas causan un incremento en los fuegos silvestres, mientras que las condiciones más húmedas pueden resultar en un aumento de las especies peste, como los mosquitos y los escarabajos de los pinos. Un aumento del CO2 en la atmósfera puede estimular el crecimiento de las plantas, pero existe evidencia de que las plantas que crecen bajo condiciones elevadas de dióxido de Carbono contienen menos Nitrógeno en su follaje, lo cual las hace menos nutritivas para los herbívoros.<br> <br> La variabilidad climática<br> Los niveles elevados de CO2 también pueden afectar a la variabilidad climática. Los extremos matan a las plantas y a la vida silvestre. Por ejemplo, considere un período de tiempo donde la variabilidad aumenta pero el promedio a largo plazo se mantiene constante. Algunas plantas pueden ser eliminadas si la temperatura llega a niveles bajo cero, aunque sea por unas pocas horas. De la misma manera, aves e insectos pueden morir si las temperaturas son muy altas. Un aumento en la variabilidad es algo dramático, aún sin considerar los cambios a largo plazo. <br> <br> ¿Cómo podemos detener el calentamiento global?<br> <br> No existe un remedio inmediato al problema, a menos que limitáramos el uso de los combustibles fósiles. Como individuos, podemos ayudar a corto plazo de la siguiente manera:<br> <br> Debemos manejar automóviles más pequeños y calentar y enfriar nuestros edificios en forma más moderada. <br> Las emisiones de dióxido de Carbono pueden ser reducidas si los consumidores compran una mayor proporción de electrodomésticos que usan energía en forma más eficiente, tales como los nuevos modelos de neveras. <br> Las luces fluorescentes compactas ahorran una tremenda cantidad de combustible. <br> A largo plazo, debemos extraer la energía de los combustibles fósiles en forma más eficiente y desarrollar fuentes alternas de energía que no produzcan gases de invernadero. Al doblar la concentración del CO2 atmosférico haciendo asumiendo un riesgo a nivel del planeta que no podemos asumir.<br> <br> © 2002, American Institute of Biological Sciences. Los educadores tienen permiso de reimprimir artículos para su uso en las clases; otros usuarios por favor comunicarse con el editor para solicitar permisos de reimpresión. Por favor ver políticas de reimpresión.<br> <br> Sobre el autor: Jeffrey Chanton, Ph.D., se unió en 1988 a la facultad del Departamento de Oceanografía de la Universidad Estatal de la Florida. Ha sido autor de más de 100 artículos arbitrados y recibido más de 45 becas y contratos en apoyo a sus investigaciones. Su trabajo de investigación está enfocado en los gases de invernadero y en el rastreo de isótopos estables. Chanton recibió su B.A. del New College de la Florida y su maestría y doctorado de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.<br> http://www.ocean.fsu.edu/faculty/chanton/chanton.html<br>



30/6/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9905
Me pregunto... Que paso con la libertad de prensa tan reclamada por Ferreyra y el resto de sus secuaces? Fijense los lectores de estrucplan, que estos tipos solo desean y quieren leer lo que esta de acuerdo con sus ideales... Hace falta hablar mas de estos personajes.



30/6/2007 Comentario publicado en el artículo:
Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total
Comentario N°: 9904
De echo, tambien uno tiene que tragarse este tipo de estupideces que publica el presidente de la FAEC

282 comentarios.
comentario 1 a 10 de un total de 282



Suscríbase al boletín
Envíenos su artículo
Agregue su Curso
Agregue su Foro
Publicite
Solicite Presupuesto
 
Av. Rivadavia 18.451 - 1º piso
Morón (B1708EIL) Pcia. Bs. As. ARGENTINA
Tel/Fax: 54 - 011 - 4627-4383 (Líneas Rotativas)
Copyright © 2001-2002 Estrucplan Consultora S.A. Argentina. Todos los derechos reservados
webmaster@estrucplan.com.ar