• Página de inicio
• Agregar como favorito
• Recomiéndenos
• Agreganos a tu GoogleBar
Servicios de la Consultora

- CONTÁCTENOS -

Buenos Aires
Tel: 011-4627-4383
info@estrucplan.com.ar

PATAGONIA
Tel: (02284) 420-740
patagonia@estrucplan.com.ar


CUYO - CENTRO
Tel: (0260) 15-404-5678
cuyo@estrucplan.com.ar


LITORAL
Tel: (011) 15-5809-1834
litoral@estrucplan.com.ar





Editorial

Minería sustentable.

Fabián Valentinuzzi



Matrices de requisitos Legales on line


Monitoreos de Ambientales y de Seguridad


Encuesta
Cree que la Ley de Riesgos de Trabajo...
Cumple con sus objetivos y debe ser mantenida
No cumple con sus objetivos y debe ser remplazada
Cumple parcialmente con sus objetivos y debe ser modificada

 


Fecha de Publicación: 21/3/2003
Impactos Ambientales y Actividades Productivas

Industria Textil - Descripción del ámbito de actividad



Descripción del ámbito de actividad

Conceptos

Bajo el concepto de "empresa textil" se entiende de un modo muy general un lugar de fabricación que trabaja con materiales hilables, como fibras, hilos, torzales, tejidos, géneros de mallas, telas no tejidas, fieltros, pieles sintéticas y artículos similares.

La industria de la "confección" procesa la mayor parte de los productos de la industria textil. En el presente capítulo, se hablará solamente de la "industria textil".

Materias primas

Originalmente, la industria textil sólo procesaba materias primas naturales de origen vegetal y animal. Sin embargo, la proporción de fibras artificiales (fibras de celulosa regenerada, como seda artificial, viscosa obtenida de la madera y de los residuos del algodón y más adelante fibras totalmente sintéticas, como poliamida, poliacril y poliéster, provenientes todas ellas a la postre de la materia prima petróleo) en la demanda global de fibras sigue creciendo en todo el mundo. En 1990, la industria de fibras sintéticas cubrió aproximadamente el 45% de la demanda mundial de fibras textiles, representando un volumen de 42,9 millones de toneladas.

La fabricación de fibras sintéticas y los problemas medioambientales resultantes no son objeto de este capítulo.

Fases de fabricación

Tratamiento de las fibras

En la cosecha, todas las fibras naturales contienen sustancias extrañas e impurezas, y para poderlas hilar tienen que ser sometidas, en parte, a complejos procesos de tratamiento. La mayor parte de las fibras naturales se producen fuera de las naciones industrializadas, en los países tropicales o subtropicales donde tiene lugar, por lo menos, el tratamiento primario. Por ejemplo:

  • Desgranaje del algodón
  • Descrudecimiento del sisal, cáñamo y lino
  • Devanado y descrudecimiento de la seda y
  • Lavado de la lana.

Hoy en día, las fibras naturales se obtienen en gran escala, es decir, en "fábricas agrícolas" en las que predomina el monocultivo. Los problemas que ello conlleva (roturación de nuevas superficies de cultivo, transformación de los suelos en estepas, dificultad de realizar una reforestación con árboles jóvenes debido a una explotación abusiva de pastos y similares, problemas sociales) deben tenerse en cuenta a la hora de planificar los emplazamientos y explotaciones.

Hilanderías y fabricación de hilados

La fabricación de hilados/hilos/torzales se realiza, en función de la materia prima y de la finalidad ulterior, en hilanderías especiales: hilanderías de algodón o de 3 cilindros, hilanderías de lana peinada, de lana cardada, de fibra de líber etc., si bien la mencionada en primer lugar es la más frecuente. En los dos últimos decenios, junto al clásico procedimiento de hilatura con anillos, se ha establecido firmemente el "procedimiento de hilatura de cabos abiertos mediante rotor", con el que se han reducido considerablemente los costes de producción, en especial en el sector de los hilados más gruesos.

Todas las hilanderías trabajan más o menos con el mismo procedimiento: el material fibroso se limpia de nuevo (si es necesario), se paraleliza y se hila estirándolo y torsionándolo al mismo tiempo en dirección axial. Una parte del hilado obtenido de este modo es retorcido de nuevo, es decir, dos o más hilos son unidos bajo torsión conformando un hilo "retorcido".

Actualmente los hilos terminados se suelen suministrar a los siguientes niveles de procesamiento en forma de las llamadas bobinas cruzadas, es decir, bobinas con un peso entre 0,8 y 3,5 kg.

Tejedurías, fábricas de géneros de mallas y de punto

De estas tres técnicas de producción de materias textiles, la tejeduría es, con mucho, la más importante. Al tejer, se forma un entramado de hilos de una fontura, la llamada "urdimbre", configurando un tejido mediante la introducción de "pasadas de hilos" que transcurren en ángulo recto. Las máquinas de tejer necesarias para realizar esta operación han experimentado un considerable progreso técnico en los últimos 20 años, lo que ha contribuido a un sensible aumento de la producción.

Una característica especial de la fabricación de artículos tejidos es el encolado. Para determinados artículos es necesario proteger uno de los dos sistemas de hilos, la urdimbre, mediante una especie de recubrimiento de cola. Para ello, se aplica un revestimiento protector sobre el entramado de la urdimbre mediante un tratamiento por inmersión, p. ej., con almidón modificado o polímeros sintéticos.

A diferencia de los géneros tejidos, los géneros de punto por urdimbre o por trama tienen solamente un sistema de hilos, es decir, los hilos conformados en mallas transcurren en dirección transversal o longitudinal. Estos géneros se fabrican en máquinas tricotosas rectilíneas o circulares, en máquinas Cotton rectilíneas o circulares y en telares Ketten.

Ennoblecimiento textil

Bajo el concepto ennoblecimiento textil se entiende el blanqueo, tinte, estampado y acabado de los productos textiles en las diversas fases de su procesamiento (fibra, hilo, tejido, género de punto por urdimbre, género confeccionado). Con ello se intenta elevar la utilidad de los productos y adaptarlos a las necesidades funcionales y a los requerimientos de la moda en constante evolución.

Los procedimientos de ennoblecimiento se pueden dividir en meramente mecánicos y en húmedos. Los líquidos que se utilizan son principalmente el agua y, en menor medida, los disolventes, así como gas de amoníaco licuado. Otro elemento importante es el vapor de agua. Para lograr los efectos deseados se utiliza un gran número de productos químicos, colorantes y agentes auxiliares químicos.

En comparación con la producción textil, las empresas dedicadas al ennoblecimiento de los productos textiles, suelen ser más pequeñas, con una oferta más diversificada y menos automatizadas.

Cuestiones relativas al emplazamiento

En los proyectos de la industria textil hay que dedicar una atención especial al elevado consumo de agua en la fase de ennoblecimiento. Además, hay que prever la posibilidad de eliminar las aguas residuales.

A medida que avanzaba el proceso de automatización, han disminuido las necesidades de superficie de la industria textil. Las nuevas empresas tienen una estructura más compacta para reducir, entre otras cosas, los tramos de transporte. El área necesaria para una empresa vertical de tamaño medio es de aprox. 60.000m², incluyendo patios, calles y la infraestructura necesaria con posibilidades de ampliación.

Impacto ambiental y medidas de protección

Tratamiento de las fibras

Antes de su procesamiento, todas las fibras naturales tienen que ser preparadas y liberadas de los diferentes productos extraños.

En algunos casos, los productos derivados de la preparación (semillas de algodón y de lino, grasa de lana, sericina) son productos de elevado valor. Los residuos secos se pueden devolver, en principio, al suelo a modo de fertilizantes. Como tratamiento adicional se recomienda el compostaje. De este modo, una gran parte de los "desechos" que quedan al limpiar las fibras naturales deben considerarse como sustancias valiosas que, no obstante, precisan de un tratamiento adicional.

En cuanto a las emisiones, solamente el desengranado del algodón y el lavado de la lana virgen tienen especial importancia.

Solamente una tercera parte del peso de la cápsula del algodón consta de fibras hilables. En el desengranado del algodón, que por lo general se realiza in situ, se obtiene como producto derivado la semilla del algodón, de la que se puede obtener aceite y harina. Otro producto derivado lo constituyen las fibras cortas (Linters), que se utilizan, entre otras cosas, para la fabricación de seda artificial y viscosa. Las cáscaras y residuos representan aprox. el 15% del peso de la cápsula que pueden ser devueltos al suelo.

El desengranado es un proceso seco y mecánico en el que se origina mucho ruido y polvo. Mientras que este último se puede limitar en las empresas modernas mediante la utilización de instalaciones de ventilación y filtrado, en el caso del ruido es absolutamente necesario llevar colocada siempre una protección acústica individual.

Mucho más problemáticas son las emisiones derivadas del lavado de la lana virgen. Al contrario que en el desengranado del algodón, el lavado de la lana virgen se realiza de forma centralizada en grandes fábricas, lejos del lugar donde se obtienen las fibras. Por kg de lana lavada se obtienen entre 300 y 600 g de sustancias derivadas. Junto a las valiosas grasas de lana aprovechables para fines técnicos y cosméticos, la solución de lavado contiene también biocidas y productos similares que se han introducido en la lana de oveja, de modo que el lavado de la lana virgen representa sin duda alguna una de las mayores cargas para las aguas residuales en la industria textil.

Por lo general, hoy se recupera la grasa de la lana antes de evacuar el agua.

Asimismo, se necesitan complejas instalaciones depuradoras para tratar las aguas residuales altamente contaminadas (demanda química de oxígeno aprox. 15.000) conforme a las normas sobre emisarios (para la limpieza de las aguas residuales, ver también los capítulos relativos a la construcción de máquinas, talleres, astilleros y disposición de aguas residuales).

Hilanderías y fabricación de hilados

Debido al elevado número de revoluciones de los husillos de las nuevas máquinas (anillo hasta 20.000 r.p.m., rotor hasta 110.000 r.p.m.) en todas las hilanderías se producen considerables molestias acústicas.

En las áreas de trabajo existen niveles sonoros de 70 hasta 100 dB (A).

Como el proceso de hilado exige un clima lo más constante posible en lo que se refiere a temperatura y humedad relativa del aire, independientemente de la hora del día y de la estación del año, en la actualidad casi todas las hilanderías trabajan con potentes instalaciones de aire acondicionado. Para limitar los gastos derivados de esta climatización, los edificios tienen que estar térmicamente aislados del exterior. Esto hizo que en los años 60 y 70, las construcciones de las empresas textiles se realizasen sin ventanas y con unos valores de aislamiento térmico y de amortiguación acústica muy elevados.

El tipo de construcción sin ventanas ya no está autorizado a causa de los problemas fisiológicos y psicológicos que produce en los empleados. Para mejorar la configuración de los puestos de trabajo, se preverán ventanas que ocupen entre el 2 y el 5% de la superficie de la planta de la empresa. Las ventanas deben tener vidrios especiales.

El elevado esfuerzo mecánico a que se someten las fibras en el proceso de hilado ocasiona una considerable formación de polvo que debe aspirarse cuidadosamente para proteger el puesto de trabajo y mantener la pureza de la producción. Para evitar las emisiones y eliminar el polvo se coloca un blindaje especial en las máquinas y mediante instalaciones de aire acondicionado se logra una circulación del aire en las salas; el aire de retorno es conducido a través de dispositivos automáticos de filtrado. La eliminación del polvo de los filtros no ocasiona dificultades, pues es inofensivo.

Tejedurías, fábricas de géneros de mallas y de punto

Aunque en los últimos veinte años, precisamente en el sector de las tejedurías se han registrado unos considerables progresos técnicos, las molestias acústicas y las vibraciones ocasionadas por los telares automáticos constituyen un problema de difícil solución.

Según el modo de construcción, tipo, equipamiento, colocación y número de máquinas empleadas, estructura de los tejidos, clase y dimensiones de los edificios, etc., los niveles sonoros en el interior de las salas de tisaje pueden oscilar entre 85 y 108 dB(A). Las vibraciones transmitidas por las máquinas a las edificaciones pueden ocasionar, en determinadas circunstancias, molestias para el vecindario y daños en los edificios. Por ello, actualmente, para evitarlo se han previsto amortiguadores especiales de vibraciones. En general, para las emisiones de ruidos y polvo rigen las mismas consideraciones que las expuestas en el caso de las hilanderías.

En el encolado de los hilos de urdimbre que se realiza en las tejedurías también surgen problemas de emisiones.

Los materiales utilizados en el encolado son productos naturales, como celulosas y almidones, y productos sintéticos, como alcohol polivinílico, acrilatos, PVC, aceites y grasas.

Los vapores que se forman en el proceso de secado constan en su mayor parte de vapor de agua. Los productos de encolado contenidos en reducidas proporciones, no se consideran como contaminantes.

El encolado tiene repercusiones mucho más graves en la fase de ennoblecimiento textil, que sigue a la anterior, en la que primeramente hay que eliminar toda la cola. En las plantas dedicadas al ennoblecimiento, en las que se procesan principalmente géneros tejidos, hasta un 50% de la contaminación de las aguas residuales puede deberse a las colas desprendidas en el lavado.

En los Estados Unidos se observa la tendencia a emplear colas reutilizables; de este modo, la empresa dedicada a las tareas de ennoblecimiento se ve descargada de una operación y además, gracias a la reutilización, se ahorra hasta el 90% del producto encolante. En Europa, donde la industria textil, a diferencia de Estados Unidos está estructurada principalmente de modo horizontal, esta tendencia no se ha impuesto todavía. Desde el punto de vista de la recuperación, de creciente interés económico, la neutralización de las colas podría derivar en una cierta reducción de la contaminación ambiental en el sector de los géneros tejidos.

En la industria de géneros de mallas (fábricas de géneros de mallas y de punto), las emisiones son sensiblemente inferiores a las de las tejedurías. Las molestias acústicas son de 77 a 90 dB(A). Asimismo, apenas se producen emisiones de polvo y vibraciones. Más problemáticos son los productos deslizantes aplicados sobre los hilos, pero , de modo similar al encolado de los hilos de urdimbre, solamente son relevantes en la fase de acabado textil, ya que es allí donde contaminan las aguas (en el lavado) o el aire (en la termofijación).

Ennoblecimiento textil

A diferencia de la fabricación textil, el ruido apenas desempeña ningún papel destacable en el proceso de ennoblecimiento. Por contrario, se originan emisiones perceptibles por el olfato derivadas de los procesos de secado y de termofijación. Las más importantes son las sustancias contaminantes del agua que van a parar a la misma durante la limpieza y los diversos procesos de ennoblecimiento. Al mismo tiempo, la industria ennoblecedora textil consume un volumen de agua relativamente elevado y produce un elevado caudal de aguas residuales.

Respecto al consumo de agua en la fase de ennoblecimiento, solamente se pueden realizar observaciones aproximadas (ver tabla 1), ya que depende no sólo del tipo de fibra a procesar sino también del artículo, de la clase y nivel de ennoblecimiento así como de la tecnología aplicada (procedimiento continuo/ discontinuo) y del volumen de los pedidos.

Consumo de agua en la industria textil

Tipo de fibra/acondicionamiento

Consumo medio de agua
en l/kg de material

a) según tipo de fibra

 

Algodón

50-120

Lana

75-250

Fibras sintéticas

10-100

b) según el acondicionamiento

 

Floca/hilado

100-200

Malla

80-120

Estampado

0-400


Contaminación de las aguas residuales

La mayoría de las sustancias que se vierten en las aguas residuales son biodegradables. Sin embargo, en el proceso de biodegradación, los compuestos vertidos en las aguas abiertas (emisarios) pueden reducir el contenido de oxígeno del agua por debajo del nivel necesario para que el agua esté sana y ocasionar la putrefacción de la misma.

En el ennoblecimiento textil se utilizan además toda una serie de compuestos que no son en principio biodegradables.

Se exponen aquí brevemente los siguientes tipos de contaminantes de las aguas residuales:

Para los colorantes y algunos tensidas de difícil degradación (que se han ido sustituyendo progresivamente por otros de mejor degradación biológica) la limpieza mecánico-biológica descrita más arriba no es suficiente si no se dispone de suficiente biomasa para absorber los colorantes (el enlace con la proteína bacteriana de lodo excedente es la vía principal para la eliminación de los colorantes solubles en agua). Conforme a la experiencia existente hasta ahora, en la mayoría de los casos es necesaria una combinación de los tratamientos físico-químicos y biológicos de las aguas residuales para lograr una limpieza satisfactoria. Para ello, las subcorrientes fuertemente contaminadas (p. ej., baños de color) deben tratarse por separado.

Sustancias sedimentables

Metales pesados

Hidrocarburos

Compuestos orgánicos halogenados

Tensidas/detergentes

Coloración

Temperatura del agua

Valor pH

Emisiones de gases y de vapores

Emisiones de ruidos

Con excepción de los grupos de ventilación, que son usuales también en otros lugares, en la industria de ennoblecimiento textil no se producen emisiones significativas de ruidos.

Impactos generales sobre el medio ambiente

Aparte de las emisiones específicamente textiles, que son el objeto de este capítulo, pueden originarse también otras cargas para el medio ambiente, características de otras actividades industriales y artesanales.

Instalaciones de combustión

Instalaciones para el tratamiento del agua

Transporte

Aspectos socioeconómicos y socioculturales



Otras entregas de este suplemento:
 
  Impactos Ambientales y Actividades Productivas
::
Abastecimiento de agua en zonas urbanas
::
Abonos Nitrogenados - 1º Parte
::
Abonos Nitrogenados (Parte II)
::
Aceites y grasas vegetales
::
Aceites y grasas vegetales
::
Aeropuertos
::
Agroindustrias
::
Celulosa y Papel
::
Cemento, Cal y Yeso
::
Centrales térmicas
::
Cerámica fina y de producción
::
Construcción de canales fluviales
::
Construcción de maquinarias, talleres y astilleros
::
Construcción de viviendas y saneamiento de barrios
::
Construcción y mantenimiento de redes viales; construcción de caminos rurales
::
Construcciones hidraulicas rurales
::
Coquerias e instalaciones de carbon y gas
::
Disposicion de efluentes liquidos
::
Disposición de residuos sólidos
::
Energías Renovables
::
Etapas del proceso hidrometalúrgico
::
Etapas del proceso pirometalúrgico
::
Exploración de recursos geológicos
::
Fabricación de subproductos
::
Fabricación de subproductos
::
Fabricación de subproductos
::
Feed Lot. Parte 1
::
Feed Lot. Parte 2
::
Fundiciones de chatarra de aluminio
::
Fundiciones de chatarra de cobre
::
Fundiciones de chatarra de plomo
::
Gestión de residuos especiales
::
Grandes construcciones hidráulicas
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Plantas de fundición y de forja - Aguas Residuales
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Plantas de fundición y de forja - Emisiones Gaseosas
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Plantas de fundición y de forja - Residuos Sólidos
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Plantas de fundición y de forja - Ruidos
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Altos Hornos - Emisiones Gaseosas
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Altos Hornos - Ruido
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Laminación del acero - Aguas Residuales
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Laminación del acero - Cascarillas
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Laminación del acero - Ruido
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Plantas de sinterización y pelletización
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Plantas de sinterización y pelletización
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Producción de acero bruto - Emisiones Gaseosas
::
Impactos de las Industrias del Hierro y el Acero - Producción de acero bruto - Ruido
::
Industria de la Madera
::
Industria del Azúcar
::
Industria del Vidrio
::
Industria del Vidrio - Aire - Dióxido de Azufre
::
Industria del Vidrio - Aire - Flúor
::
Industria del Vidrio - Aire - Óxidos de Nitrógeno
::
Industria Textil - Aspectos socioeconómicos y socioculturales
::
Industria Textil - Coloración
::
Industria Textil - Compuestos Orgánicos Halogenados
::
Industria Textil - Emisiones de Gases y de Vapores
::
Industria Textil - Hidrocarburos
::
Industria Textil - Instalaciones de Combustión
::
Industria Textil - Instalaciones para el tratamiento del Agua
::
Industria Textil - Metales Pesados
::
Industria Textil - Sustancias Sedimentales
::
Industria Textil - Temperatura del Agua
::
Industria Textil - Tensidas / Detergentes
::
Industria Textil - Transporte
::
Industria Textil - Valor pH
::
Mataderos
::
Metales no Ferrosos
::
Minería “Beneficio y Transporte”
::
Minería a cielo abierto
::
Minería Subterránea
::
Molino de cereales
::
Navegación fluvial
::
Navegación marítima
::
Pesca y acuicultura
::
Petróleo y Gas Natural
::
Producción Animal
::
Producción de agua en zonas rurales
::
Producción Vegetal
::
Protección vegetal
::
Puertos interiores
::
Puertos Marítimos
::
Riego
::
Servicios públicos
::
Silvicultura
::
Tecnica Agrícola
::
Transmisión y distribución de electricidad
::
Veterinaria
::
Vías férreas y servicios de ferrocarriles


 

Suscríbase al boletín
Envíenos su artículo
Agregue su Curso
Agregue su Foro
Publicite
Solicite Presupuesto
 
Av. Rivadavia 18.451 - 1º piso
Morón (B1708EIL) Pcia. Bs. As. ARGENTINA
Tel/Fax: 011 - 54 - 4627-4383 (Líneas Rotativas)
Copyright © 2001-2002 Estrucplan Consultora S.A. Argentina. Todos los derechos reservados
webmaster@estrucplan.com.ar